miércoles, 30 de noviembre de 2011

Emiliano Cruz Luna – Quería llegar a City Corner

IN ITINERE: SUR


Quería llegar a City Corner
por imantación del centro, la posibilidad
de un puerto, la cercanía al exterior.
No soy de acá pero llego a diario
y veo barcos marcharse; tomo
junto a otros llegados por mar y río
que escuchan historias, y pierden en
sus silencios más
que en la extrañeza de enlazar
eso contado.

Eso hago, además de entregar,
archivar, servir, que es mi tarea
de aquí para allá, cerca del puerto
llenando
el Corner, envanecido;
al atardecer, en micro,
vuelvo a casa
subiendo la autopista
como un helicóptero sordo;
quedan los docks, la desembocadura,
monoblocs a los pies;
después, baja sobre una curva
en el llano verde, la costa
apoyada en el río. Sueño;
giro y en el lado opuesto
veo una flota de lucecitas amarillas
anclada en un fondeadero brumoso
a la espera de una voz
para levar ancla y dejar oír
el bramar multiplicado
de las naves que despiertan a zarpar.
Pero no es sino un barrio, bajo niebla
un suelo socavado, no sé, pienso,
no fui a ese, vivo en otro

En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente.
Imagen: detalle de tapa. Selección de poemas José María Pallaoro
.

Emiliano Cruz Luna – Sedienta junto al ventiluz

VÍSPERA DE EMBARQUE EN EL DOCK


Sedienta junto al ventiluz
está para amar y servir
por qué es vil?
porque sí?

Desde hace años es petisa y argentina
por adopción, ahora la cubre sólo
una rana tatuada en el talón:
- Su salto da una alfombra de luz.
Manda cruel y se apaga, torna
a prenderse con lenguazo corto y seco.
- Hacelo bien! Interrumpo (es esto vil?)
- Si quiere le hago una dancita, acota
y sonríe desalentada
aunque no deja entrar su sentimiento
al vaho de cortesías falsas
que en este puerto se estila y es para mí
penoso.
- Siempre lo hacés así? pregunto
- No, fue sólo un desliz.
- Claro, -el mío también lo es-.
(la esposa había dicho entonces,
-Es todo el día a cuerda nene el día con vos,
y si no echo humo me embolo
- Y yo?- Contesté-, ni siquiera
hacho calientes las resmas, ni
quemo la selva ambigua, o digo,
¡Pobre Juan! Pobre!
- Aunque tu sombra es ruin. Agregó.
- Ruin?!
- Sí, en el cemento sudario, otro
culo solidario, en el Corner....de gil!
- Lo mío vale si? Es mi culo a contramano!
-Ni su grito fue puro.-)
Ahora, aquí, a quién importa, pensé
- Vení, subíte. Bajá
Qué cosita, reí, reí
me hechizan tus ojos con semen.

Terminó en el piso sin ser más argentina
y pidiendo, más pis, más pis no quiero
- Dale...no seas vil!


En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente.
Imagen: detalle de tapa. Selección de poemas José María Pallaoro
.

martes, 29 de noviembre de 2011

Emiliano Cruz Luna – Allí está la ensenada

GRYTVIKEN: BAHÍA DE LAS OLLAS


Allí está la ensenada, ya no hay
un barco ni por anclar
tampoco a zarpar quedan; el cielo gris
sobre las aguas reposadas, miasmas
de sangre, las grasas de ballenas bisecadas
vuelven fétido el aire.

Sobre la playa helada un hombre
hace aspas con los brazos, parece decir
vuelvan, regresen acá, desde cubierta
por un instante nos reímos
del acto desolado del antiguo
capitán, ahora confinado
a tener un candado a cielo abierto
en su boca, su sombra;
no queda el mundo allí, nos decimos,
un ángel solo del mal nos despide
y aquí no hubo traición, pero tampoco habrá capitán.
Sobrevuelan los petreles el viento
envuelve el hedor fondeado en la bahía
como un barco más lo lleva a ultramar
allí vamos, el ruego mudo queda
con el rocoso fondo disminuye.

Ocurrió esto:
la caza de ballenas
es convenida entre las factorías, así
el cazador, una vez la presa obtenida, la acarrea
hasta sí y una vez amarrada al buque
la abordan dos o tres hombres;
uno carga una gran jeringa vacía
que inyecta en el lomo del cetáceo,
otro en cubierta enciende un motor que llena
de aire por la jeringa a la ballena
que rota y queda panza al cielo, entonces
el último hombre clava el estandarte de la factoría
para quien trabaja
y que ahora es dueña del animal.
Podía suceder, entonces,
en época de caza masiva que uno divisara mástiles
coloridos con insignias, ondulando
en señal de ocupador,
que todos hasta hoy respetaron.
Y por siempre no más.

En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente.
Imagen: detalle de tapa
.

Emiliano Cruz Luna – En un mundo sin huellas

LEYENDA DEL ABISMO EN LOS CERROS MOSSMAN


Luego, qué hubo, alejándose el buque no se distinguía;
pero él allí sostuvo su oscuro talante humano.

No hay posible digresión del rumbo pensó, en un mundo sin huellas,
la patria no me espera, ya nadie tiene
mis recuerdos, mi nombre
pesa menos que el aire sobre el hielo.

Debo andar en octubre o en su luz falsa
la bahía tiende a fracturarse
no hace ya falta comida
tengo frío
el viento es parte de mis huesos
trayéndome la melodía del último aleteo
del vuelo último del pájaro del Dormido.

Pájaro y vuelo en las manos detengo, llevo una pluma
blanca de una de sus alas hasta mi boca y de ahí
baja la pluma hasta mi pecho izquierdo, cambia su color;
volviéndose piel se adosa a mis costillas que son parte ya del suelo.

En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente.
Imagen: detalle de tapa
.

Emiliano Cruz Luna – Sus ojos eran también astros errantes

LEYENDA INICIAL


-¿Crece igual el pasto que una sombra?
-Aquí no hay pasto que crezca
hace miles de años y…
-¿los años pasto, sepultos allá abajo
abajo quedarán?

-La sombra asciende al pasto desde su origen,
su pertenencia a un único orden, pero ¿A su lado
quién marca las huellas? ¿En su sombra
quién señala el pasto?

Miró de soslayo como si hubiera alguien cerca
luego sus ojos eran también astros errantes, antes
en la vastedad cana recordó
su traición y el abandono.

Avanzaron a él consiguientes furias;
dejó caer su brazo como un martillo vikingo
y una columna vertebral filosa, un rayo
quebró las capas de hielo. Un cúmulo
de placas y placas, placas más placas
en segundos superpuestas, abiertas
hacia lo profundo creando
una grieta hacia el negro
más negro como una noche sumergida.
Inicial.

Por ese martillazo
debajo de sus botas comenzó
a separársele el témpano
que flotaba a la deriva.
-y ¿cómo sigue?
quiero acordar historias, cómo salió
de un témpano quebrado?
-Bien:
par entre par: botas entre el hielo abierto
el negro azul debajo intenso
y extendiéndose
a la sima de un centro quieto,
oculto silencio
que subió como el aliento de un bostezo
en espiral hasta vos; vacío.


En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente.
Imagen: detalle de tapa
.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Emiliano Cruz Luna – El más íntimo silencio en diálogo

RUTINA POR OTRA JORNADA


A la menor distracción,
a la interrupción inhóspita de propósito
se la quitaba del tiempo raso,
no podíamos pensar sino en sobrevivir
en la inclemencia del istmo
ampliado sin contornos. Cubríamos
los días así:
cazar, explorar y por dentro
medir los cambios,
anotarlos,
leer
escribir cartas con nostalgia de no enviarlas.
Sin más,
el tiempo causaba ahogo, pero así era
el invierno así lo regía y lo hace.
En el día tantas veces
la carne a fuerza de embozarse hay
que verla oscura, de trabajo interno y asombro,
claridad en penumbras. Pero
prefería ese claustro
al infierno centro de Corner.
Entre camaradas que hablan lenguas
cada vez menos extrañas,
había que verlo, ah! Sí señor
aún conservo esas notas.


TRABAJO DE CAMPO


La montaña, ralo su cuerpo, larga esos vientos con furia;
ninguna palabra en esta densa tela de aire
podría persistir.

Fuera de la casa-habitación
mantenemos el más íntimo silencio
en diálogo.


En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente.
Imagen: detalle de tapa
.

Emiliano Cruz Luna – Quien viera esa luz sonreiría todavía

VISLUMBRE, HAY NEVISCA.
BEBO MI ÚLTIMA RACIÓN DE CAFÉ.


Amanece y Lezama
tatúa en la ventana dos peces
de hojalata.
Quien viera esa luz
sonreiría todavía.

Asume la mirada divisoria, su voz
cartulina de dicharachero,
el desayuno ausente.

Amanece
en los ojos de hojalata
raya empañado el sol
mientras por allí el ojo al árbol
de hielo señala, más ojos duermen.
Desinteresado por saber
si hay espinas, cuida Lezama
de no tragarlas, antes bien
las ofrece engarzadas en collar
y encauza en las acequias la sangre
derramada del pez, guardándose consigo
todas las escamas para guindarlas
en ese mediodía playo
de porcelanas y oros;
luego su mano
busca en qué apoyarse
sobre un libro vacío, en cuyas hojas
los coros vuelven absurdo el anzuelo,
por cuyo cebo llegan más peces
a cada lado del vidrio.

Pero no logra el apoyo su mano;
cae sin sostén
y traza en torno
un núcleo,
no su ámbito:
un ojo ciego.

A ese prado negro
vuelven las cabras
siguiendo el tintineo
cristalino:

la cuchara en la taza de café.

Antes ríe conmigo.
Eso dijo.

En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente.
Imagen: detalle tapa
.

León Gieco – Y eran todos los caballos, todas las gallinas

UN DÍA BALTASAR


Dice Baltasar que tiene que cuidar
cien gallinas, diez caballos,
treinta vacas
y sembrar.

Dice Baltasar: “Por qué trabajo tanto,
si al final me estoy muriendo
de tanto trabajar”.

Pero un día Baltasar
escribió sobre un galpón
unas frases muy cortitas
que decían lo siguiente:

"Las tierras deben ser
del que las siembra
porque yo estoy dando todo
y hay quien se lo lleva;
esto es para usted señor patrón
y cómo va a conocer su campo
si está sentado en un sillón
con su esposa mirando televisión".

Pero un día Baltasar
se fue sin avisar
y cuando estaba ya muy lejos
se dio vuelta por mirar
porque escuchaba un ruido extraño
y no sabia qué podía ser.
Y eran todos los caballos, todas las gallinas,
mariposas blancas y los gorriones
y las vacas
que seguían por detrás
a Baltasar...
…Oh

En: “León Gieco y su Banda de Caballos Cansados”, segundo LP, 1974.
León Gieco (Raúl Alberto Antonio Gieco) nació el 20 de noviembre de 1951 en una chacra cercana a Cañada Rosquín, provincia de Santa Fe. Músico popular
.

A los campesinos asesinados en Formosa, Santiago del Estero…, a Cristian Ferreira.

martes, 22 de noviembre de 2011

Charly García – Tan buena como la luz que calma

MÚSICA DEL ALMA


Música del alma
Tan buena como la luz que calma

Música del día
Eso nos dice que hay armonía

Armonía

Ya la noche ha pasado, debe amanecer
Salgamos de las cuevas ya no hay más que hacer

Por mí, por vos y la humanidad
Mirémonos ya no hay más que hablar

Tomemos todo el aire que nos queda para respirar

Una luz que se acaba vuelve a nacer
Viejas historias simples que nos dan placer

A mí, a vos, a la humanidad
Mirémonos ya no hay mas que hablar

Tomemos todo el aire que nos queda para respirar

Música del alma
Tan buena como la luz que calma

Música del día
El sol nos dice que hay armonía

Armonía

El 11 de noviembre de 1977 se realizó en el estadio Luna Park de Buenos Aires el "Festival Del Amor" que reunió a diversos músicos como Charly García, David Lebón, León Gieco, Raúl Porchetto, Carlos Cutaia, Oscar Moro, María Rosa Dorio y Nito Mestre, entre otros. El festival fue registrado con fines de editar un disco, pero la calidad de la grabación no fue buena, y tuvo que pasar varios años para que con regrabaciones y otras delicias técnicas se editara el material en un disco doble en 1980.
Charly, Charly, Charly...


Variaciones

Emiliano Cruz Luna – El arco blanco del pie sostiene el puente donde cruza nuestra hormiga

HORMIGA


El arco blanco del pie sostiene
el puente donde cruza nuestra hormiga,
única establecida a bordo.

Podemos con ella saber de la muerte?

Cruza el puente y nos regala su más allá,
su rumbo conciso nos deja mudos.

No bien el pie se arquea le otorga su frontera,
suelta entonces ella su paso de estrella en estrella
y las nombra; aparentes, reunidas.

Vuelve, y por eso el puente se derrumba
a sus espaldas, pero,
una sombra atestigua su espacio:
otro puente;
confiados, en trineo lo afrontamos,
una vez del otro lado
el ángel de la hormiga nos espera.
Miramos sin palabras:
El paso de la hormiga
da contorno a una isla,
en esa isla se posa la casa-habitación
refulgente en medio de la noche. Vamos.
Una vez dentro
no evitamos el asombro.
Nuestra hormiga encandila.


En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente
.

Emiliano Cruz Luna – Vine a City Corner envuelto en brumas

APARICIÓN A MEDIODÍA


Vine a City Corner envuelto en brumas
en busca de la luminosidad de un sueldo. O eso quise.
Asido a esa premura quise también
no sentirme más desocupado
pero no pude,
aún con trabajo.

Ahora recorro calles y días por igual
bajo el cielo hondo de un pozo seco y sin sombras;
no escucho, no miro.

Recuerdo.


A J. L Huenún por “Puerto Trakl


En: “Desocupez”, Ediciones del Dock, 2010.
Emiliano Luna nació en San Justo en 1976. Vive en City Bell. Poeta y docente
.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Alejandro Schmidt – Entre

ENTRE

entre hölderlin y la torre
entre reír o incendiar almas
entra el precio al desprecio
entre lo que nos atormenta
una plumita
venida desde el dónde cuando cómo
entre alejandro y raquel jodorowsky
entre una bala y agua clara
entre risas delante de la bruja
entre cachacos
entre mi ciudad : mi olvido
entre nimiedades y el rostro inmarcesible
entre copas
entre frescos milicianos de la luna
entre spinetta y pallaoro
entre la facilidad y un trago de veneno
entre la realidad y la realidad
la sombría cueva
entre realidad y demencia
vías altas
entre decirse o no
alza velamen la neblina
entre poemas y recetas
entre puristas y surfistas
tres tristes tigres
entre david y rodolfo
entre la vida de los demás y la falsificación
entre el perdón y darse cuenta
entre una existencia de libros y matar una palabra
otra palabra
entre una palabra y el cosmos
trenes
campos
ríos
entre la herida y el sentido
entre seguir y no seguir
entre quedarse o quebrarse
naipes y mapas
entre saber o los presagios
el susto y la delicia
entre beatriz guido y los caballos
entre la tesis y el vestido
el poeta profesional y el bienvenido
silbador
entre mi mismo y tus lágrimas
entre el borrador, los detalles
entren decía el ogro
ésta es casa del sueño
entre murmullos
canciones
entre la fama y la retama
el encaje, los veranos
entre leer y aprender
la justicia del muerto
un mármol a pie
entre la envidia y el latido
el por mayor y los consuelos
entre la maldición y su desierto
parajón ortiz, antonio sobral
el loco pancho
cuando lo fácil rebota laberinto
entre mentiras y saludos
entre la vida y los caídos
entre turistas y dioses durmiendo allá en las nubes
entre gritarlo y no decirlo
entre una gran calma
la traición
la burla
los recodos
entre la nada y el desquite

entre nosotros

ahora sí

muy claramente.



En blog Romanticismo y Verdad.
Alejandro Schmidt, Villa María, Córdoba, 1955.

domingo, 20 de noviembre de 2011

León Gieco – Ya no lloro, ella es parte del camino

ELLA


Ojos claros en la oscuridad
Florcita lila resiste a los vientos
Secretos raros, lindos para guardar
Testigo de pájaros que volaron

Ya no lloro, ella es parte del camino
Ya no lloro, ella es parte del camino

Viendo fotos viejas, me dio de llorar
Fue niña un día y yo no lo sabía
Tanto elemento para un solo viaje
Un minuto en sus brazos, cuánto daría

Ya no lloro, ella es parte del camino
Ya no lloro, ella es parte del camino

Yo me canto para saber qué canto
De la misma fuente lo sacamos todo
Pocas fiestas en la vida dura
Porque sacamos tanto y pusimos poco

Palma de la mano, placer, agonía
Cuánto de tu valentía tengo yo
Cuánto motivo para el ruego
Cuántos castigos de estos mandamientos

Jardín de penas, risas en la soledad
Niño sentado solo en el medio
Vengan a ver, volvieron las respuestas
consuelo que ni ya es buen remedio

Ya no lloro, ella es parte del camino
Ya no lloro, ella es parte del camino

Letra, León Gieco. Música, Luis Gurevich. En: “El desembarco”, 2011. Ultimo disco de León, grabado casi en su totalidad en los estudios East-West de Los Ángeles, EEUU, durante el mes de agosto. Entre otros músicos: Jim Keltner en batería; Jimmy Johnson en bajo; Dean Parks y Mark Goldenberg en guitarras; Tina Guo en cello.

León Gieco, nació cerca de Cañada Rosquín, provincia de Santa Fe, el 20 de noviembre de 1951. Hoy cumple jóvenes 60, larga vida al León
!

Ella

Juan Gelman – Esta inocencia de no ser un inocente

EL JUEGO EN QUE ANDAMOS


Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.


De: “El juego en que andamos” (1956-1958). En: “El juego en que andamos / Velorio del solo / Gotán”, opcional con Página/12 de hoy y en kioscos de revistas.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930
.

Juan Gelman – Antes de que viniera el olvido

LA MUCHACHA DEL BALCÓN


La tarde bajaba por esa calle junto al puerto
con paso lento, balanceándose, llena de olor,
las viejas casas palidecen en tardes como ésta,
nunca es mayor su harapienta melancolía
ni andan más tristes de paredes,
en las profundas escaleras brillan fosforescencias como de mar,
ojos muertos tal vez que miran a la tarde como si recordaran.

Eran las seis, una dulzura detenía a los desconocidos,
una dulzura como de labios de la tarde, carnal, carnal,
los rostros se ponen suaves en tardes como ésta,
arden con una especie de niñez
contra la oscuridad, el vaho de los dáncings.

Esa dulzura era como si cada uno recordara a una mujer,
sus muslos abrazados, la cabeza en su vientre,
el silencio de los desconocidos
Era un oleaje en medio de la calle
con rodillas y rostros de ternura chocando
Contra el "New Inn", las puertas, los umbrales de color abandono.

Hasta que la muchacha se asomó al balcón
de pie sobre la tarde íntima como su cuarto con la cama deshecha
donde todos creyeron haberla amado alguna vez
antes de que viniera el olvido.

De: “Velorio del solo” (1961). En: “El juego en que andamos / Velorio del solo / Gotán”, opcional con Página/12 de hoy y en kioscos de revistas.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930
.

Juan Gelman – Esa mujer se parecía a la palabra nunca

GOTÁN


Esa mujer se parecía a la palabra nunca,
desde la nuca le subía un encanto particular,
una especie de olvido donde guardar los ojos,
esa mujer se me instalaba en el costado izquierdo.

Atención atención yo gritaba atención
pero ella invadía como el amor, como la noche,
las últimas señales que hice para el otoño
se acostaron tranquilas bajo el oleaje de sus manos.

Dentro de mí estallaron ruidos secos,
caían a pedazos la furia, la tristeza,
la señora llovía dulcemente
sobre mis huesos parados en la soledad.

Cuando se fue yo tiritaba como un condenado,
con un cuchillo brusco me maté,
voy a pasar toda la muerte tendido con su nombre,
él moverá mi boca por la última vez.


De: “Gotán” (1962). En: “El juego en que andamos / Velorio del solo / Gotán”, opcional con Página/12 de hoy y en kioscos de revistas.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930
.

sábado, 19 de noviembre de 2011

José María Pallaoro – La Plata, 19 de noviembre

LA CIUDAD Y LAS PALABRAS


Dibuja palabras
en un papel cuadriculado

Una ciudad con árboles y pájaros
donde el pensamiento
se expande
como una línea en busca
de la dirección perdida

La ciudad perfecta
tal vez conduzca
–aún entre sus cuatro paredes–
hacia el asombro
o hacia el abismo

En “Son dos los que danzan”, de próxima reedición.
Imagen: Detalle tapa libro “La Plata, ciudad nueva, ciudad antigua”, Universidad Nacional de La Plata, s/f edic
.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Manuel Bandeira – Si quieres sentir la felicidad de amar, olvida tu alma

ARTE DE AMAR


Si quieres sentir la felicidad de amar, olvida tu alma.
El alma es la que arruina el amor.
Sólo en Dios ella puede encontrar satisfacción.
No en otra alma.
Sólo en Dios –o fuera del mundo.

Las almas son incomunicables.

Deja a tu cuerpo entenderse con otro cuerpo.

Porque los cuerpos se entienden, pero las almas no.


Traducción Rodolfo Alonso. En: “Mi gran ternura y otros poemas”, CEAL, Los Grandes Poetas 8, 1987.
Manuel Bandeira (Brasil, 1886-1968)
.

Se queres sentir a felicidade de amar, esquece a tua alma./ A alma é que estraga o amor./ Só em Deus ela pode encontrar satisfação./ Não noutra alma./ Só em Deus — ou fora do mundo./ As almas são incomunicáveis.// Deixa o teu corpo entenderse com outro corpo.// Porque os corpos se entendem, mas as almas não.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Alfredo Carlino – El militante

EL MILITANTE


Al poeta amigo y compañero
Paco Urondo, muerto por
defender sus ideales
.

El militante
cuando se esfuma
saqueado en sus latidos
se lleva lo soñado
se va diluyendo
para hacerse ave.
Sus ojos
alucinan a la noche
encendiendo el fragor
en la luminosidad.
Lentamente,
percibimos el canto
racimos de la floresta
en pétalos de la rebeldía.
El militante
sigue musicando
la calle y el sueño.
El ardor
es lo que se renueva
en la espuma de su antigua mirada,
para volverse a quedar
en los aromas.
El militante vive
en los otros
y se queda
alumbrando a los que llegan.


Alfredo Carlino nació en Buenos Aires en 1932, algunos compañeros dicen que un 17 de octubre. Poeta.
Foto: Alfredo Carlino, s/d
.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Miguel y Eugenio – Y defiendo a los de abajo

RESPUESTAS QUE HOY QUISIERA


Mañana
al llegar la sombra a casa
todavía estaré pensando

Quizás me encuentre
llorando sin saber
lo que me pasa

Mañana
cuando la luna despierte
tal vez aún esté
preguntándome por qué
te quiero sin conocerte

Otra vez el día
se lleva mi trabajo
y entre tanto yo
olvido a los de arriba
y defiendo a los de abajo

Y siempre
cada vez que el día muera
yo me detendré a pensar
y quizás pueda encontrar
las respuestas que hoy quisiera

Respuestas que hoy quisiera


Miguel y Eugenio. En LP “En junio”, 1972.
Miguel y Eugenio son los hermanos: Eugenio Pérez: guitarra y voz; Miguel Pérez: guitarra y voz. 

domingo, 13 de noviembre de 2011

Un nuevo octubre que será mejor

VIROLA


Asoma un resplandor. Clima de ilusión
Cosas que se tiran al pasar
Porque el mañana dice la gente
Mide su empeño con sutil serenidad

Eco atronador. Fruto del amor
Aire, sudestada, vendaval
La forma de las nubes no dibuja la ilusión
Es como la matriz de tu pasión

Virola
Hoy no está sola la plaza
Los pibes juegan, se abrazan
Si hasta Racing se prendió

Virola
Tu sueño nunca se acaba
Volvé tranquilo a tu casa
Que Goliat ya se quebró

Virola
Este tango hoy te llora
De alegría porque vos
Escribiste el argumento
De un nuevo octubre que será mejor

Faro relumbrón. Mueca sin adiós
Chueco mocasín toda ocasión
En cada pueblo verás tu gente
Con otro aliento renovando tu canción

Vamos corazón. Puja en tu dolor
De esto surge un punto cardinal
La gloria está en la rosa que dejaste
en tu balcón
En ella está la forma de tu voz

Virola
Hoy no está sola plaza
Los pibes juegan, se abrazan
Si hasta Racing se prendió

Virola
Tu sueño nunca se acaba
Volvé tranquilo a tu casa
Que Goliat ya se quebró

Virola
Este tango hoy te llora
De alegría porque vos
Escribiste el argumento
De un nuevo octubre que será mejor

Letra: Luis Longhi
Música: Guillermo Fernández

sábado, 12 de noviembre de 2011

Luis Alberto Spinetta – Esta poesía viene a buscarte

DALE GRACIAS


Abre tus viejas cosas
Junta tu maquillaje
Alguien se acerca
Cierra los ojos, siéntate

Dale gracias por estar
Dale gracias por estar cerca de ti

Sobre los viejos muebles
Prende otro cigarrillo
Esta poesía viene a buscarte
Y además

Dale gracias por estar
Dale gracias por estar cerca de ti

Este ensueño es un silbido más
En el viento
Y un guerrero no detiene jamás
Su marcha

Puedes hallar la jungla
Entre estos edificios
Puedes rentarla o bien destruirla
Y además

Dale gracias por estar
Por crecer y engendrar
Cerca del bien que gozaste
Y además

Dale gracias al ángel
Por crecer y por luchar
Cerca del bien que gozaste
Y además

Dale gracias al ángel
Dale gracias por estar cerca de ti

Es inútil que pretendas brillar
Con tu historia personal
Recuerda que un guerrero no detiene jamás
Su marcha



En: “Alma de diamante”, primer LP de Spinetta Jade editado en 1980.
Luis Alberto Spinetta (Buenos Aires, 23 de enero de 1950).


Spinetta Jade en este disco es: Luis Alberto Spinetta: Guitarras y Voz/ Beto Satragni: Bajo/ Héctor "Pomo" Lorenzo: Batería y Percusión/ Diego Rapoport: Piano Rhodes, Piano Yamaha/ Juan Del Barrio: OBX - 8, Mini Moog y Arp Odyssey.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Riff – 11.11.11

PANTALLA DEL MUNDO NUEVO


La ciudad del mundo nuevo duerme su sueño de paz,
ve la vida en un video y se le va la vida al creer.

Megáfonos recomiendan use máscaras de gas,
hay oxígeno vencido en esta farsa de la paz.

Humanoides disidentes viven la alerta total,
y heroicos sobrevivientes darán el golpe final.

Variado de novedades tambalea el mundo nuevo
y hay un hambre de verdades es que se fueron de paseo.

Hay hordas de chicos malos con sus camperas de cuero
y metales brillan al sol, provocan el mundo nuevo.

Mundo nuevo, mundo nuevo…

La pantalla me lo cuenta con mi desayuno,
y es probable que no quede ninguno.

El desierto los protege y les presta libertad.
Les da locura el viento en su furioso andar.

La ciudad ultramoderna se despierta una vez más.
No sabe que está sitiada y ya no sobrevivirá.

La pantalla me lo cuenta con mi desayuno,
y es probable que no quede ninguno.

La rodean nuevos seres de dureza incomprensible,
y negocian en una mesa sus aventuras horribles.

Hay brillo en ojos malignos aguardando la señal
e inventaron nuevos signos para las huestes del mal.

Hay rehenes voluntarios en el asiento de atrás
y hay profetas visionarios para los que seremos más.

La pantalla me lo cuenta con mi desayuno,
y es probable que no quede ninguno.

Te deseo mucha suerte, ser humano del pasado.
El cambio será fatal y tu mundo nuevo,
usado!

Mundo nuevo, mundo nuevo…


Autor L/M: Michel Peyronel.
En LP “ConTeNidos”, 1982
.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Manuel Bandeira – Teodora

NEOLOGISMO


Beso poco, hablo menos todavía.
Pero invento palabras
Que traducen la ternura más honda
Y más cotidiana.
Inventé, por ejemplo, el verbo teadorar.
Intransitivo:
Teadoro, Teodora.

Traducción Rodolfo Alonso. En: “Mi gran ternura y otros poemas”, CEAL, Los Grandes Poetas 8, 1987.
Manuel Bandeira (Brasil, 1886-1968).

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Manuel Bandeira – Junto al poste de la luz los sapos tragan mosquitos

NOCHE MUERTA


Noche muerta.
Junto al poste de la luz
los sapos tragan mosquitos.

Nadie pasa por la calle.
Ni un ebrio.

Mientras tanto hay seguramente por ella una procesión de sombras.
Sombras de todos los que pasaron.
Los que todavía viven y los que ya murieron.

El arroyo llora.
La voz de la noche…

(No de esta noche, sino de otra mayor.)


Traducción Rodolfo Alonso. En: “Mi gran ternura y otros poemas”, CEAL, Los Grandes Poetas 8, 1987.
Manuel Bandeira (Brasil, 1886-1968).

domingo, 6 de noviembre de 2011

León Gieco – Seamos todos caballos

SEAMOS TODOS CABALLOS


Hombre crea tu paz y entonces habrá flor.
Hombre róbate la oscuridad y también las guerras.
Qué amanecer tan largo estamos viviendo
sin pensamientos y el hombre dejó de serlo
y el hombre dejó de serlo.

Seamos todos caballos y entonces habrá paz.
Seamos todos caballos y habrá libertad.
Porque los caballos tienen amaneceres blancos.
Porque los caballos son carceleros del campo
y el hombre de sus hermanos.

Seamos todos caballos y entonces habrá flor.
Seamos todos caballos y habrá color verde.
Porque los caballos tienen amaneceres blancos.
Porque los caballos son carceleros del campo
y el hombre de sus hermanos.


En: “León Gieco”, primer LP editado en 1973.
León Gieco (Raúl Alberto Antonio Gieco) nació el 20 de noviembre de 1951 en una chacra cercana a Cañada Rosquín, provincia de Santa Fe. Músico popular
.

Juan Gelman – Cuando al entrar el verso me disloco

OFICIO


Cuando al entrar el verso me disloco
o no cabe un adverbio y se me quiebra
toda la música, la forma mira
con su monstruoso rostro de abortado,
me duele el aire, sufro el sustantivo,
pienso qué bueno andar bajo los árboles
o ser picapedrero o ser gorrión
y preocuparse por el nido y la
gorriona y los pichones, sí, qué bueno,
quién me manda meterme, endecasílabo,
a cantar, quién me manda
agarrarme el cerebro con las manos,
el corazón con verbos, la camisa
a dos puntas y exprimirme,
quién me manda, te digo, siendo juan,
un juan tan simple con sus pantalones,
sus amigotes, su trabajo y su
condenada costumbre de estar vivo,
quién me manda andar grávido de frases,
calzar sombrero imaginario, ir
a esperar una rima en esa esquina
como un novio puntual y desdichado,
quién me manda pelear con la gramática,
maldecirme de noche, rechinar
fieramente, negarme,, renegar,
gemir, llorar, qué bueno está el gorrión
con su gorriona, sus pichones y
su nido, su capricho de ser gris,
o ser picapedrero, óigame amigo,
cambio sueños y música y versos
por una pica, pala y carretilla.
Con una condición:
déjeme un poco
de este maldito gozo de cantar.


En: “Violín y otras cuestiones” (1956), opcional con Página/12 de hoy y en kioscos de revistas.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930.

Juan Gelman – El futuro es un rostro, un dulce nombre



Tal vez el mundo cabe en la cocina
donde hablamos del hijo.
El futuro es un rostro, un dulce nombre,
una sangre en camino a este camino.

Amor se dice de un extraño modo:
cuna, pañal, la bata.
Estas cosas comunes.
Esas palabras blancas.

El amor ha crecido.
La primavera canta en mi pañuelo.


En: “Violín y otras cuestiones” (1956), opcional con Página/12 de hoy y en kioscos de revistas.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930
.

Juan Gelman – Ser caballo



Tócame la mejilla por si encuentras
una humedad antigua y olvidada.
Es del tiempo en que quise ser caballo
para no ser fantasma.

Tócame la mejilla. Vamos, anda...



En: “Violín y otras cuestiones” (1956), opcional con Página/12 de hoy y en kioscos de revistas.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930.

Juan Gelman – Me he acostumbrado a beber la noche lentamente


Estoy sentado como un inválido en el desierto de mi deseo de ti

Me he acostumbrado a beber la noche lentamente, porque sé
que la habitas, no importa dónde, poblándola de sueños.

El viento de la noche abate las estrellas temblorosas en mis manos,
que aún no se conforman, viudas inconsolables de tu pelo.

En mi corazón se agitan los pájaros que en él sembraste y a
veces les daría la libertad que exigen para volver a ti, con el
helado filo del cuchillo.

Pero no puede ser. Porque estás tan en mí, tan viva en mí, que si me muero a ti te moriría.


En: “Violín y otras cuestiones” (1956), opcional con Página/12 de hoy y en kioscos de revistas.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930
.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Roberto Díaz – La conocí con todos los aires

E PUR SE MUOVE


La conocí con todos los aires
de una duquesa de la ciudad de York;
tenía unos senos pequeños, puntiagudos,
como dos brevas que acaban de madurar.

(Y unas caderas...
Un mapa desplegado y denso que desembocaba
en la bahía;
desde allí, el paisaje era hermoso.
Pasaban veleros azules y unas nubes blancas
se confundían con la arena)

La conocí y no era difícil acceder a su sonrisa,
a su alfabeto de dos letras.

El amor cayó sobre las sábanas
como caen los trapecistas o los tonys
cuando quieren que la gente se ría.

Pero esa frialdad invernal, ese gesto
de dama de la ciudad de York
terminó desabrochándose esa tarde ardiente
y entonces conocí un sol que no estaba en los planes,
un veraneo para mí solo.

Sólo atiné a decir, como Galileo,
“e pur se muove”
y ella me obsequió una sonrisa digna de la Gioconda
y me dio la espalda
como una duquesa de York cuando quiere dormir.


En: “Corazón que se abriga”, 2000.
Foto: Roberto Díaz, archivo de la talita dorada.
Roberto Díaz nació en Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, en 1938. Falleció el 16 de agosto de 2011. Poeta, periodista y traductor
.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Homenaje a Marcelo Marcolin (1957-2011)

SEPTIEMBRE


Volará en el aire ese gesto
iniciará su retorno
hacia elotro lado:
mucho después del desgano y las ansias
tan cerca
del sueño
o tan lejos deloposible.

En: “Otros elefantes de regreso a la constelación de Orión”, Ediciones El Ojo de la Ballena, 2009.

Marcelo Marcolin (Buenos Aires, 1957-2011). Poeta y editor
.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Gianni Siccardi – Descubrir un mirlo, 1

El círculo
de una tarde de verano
La casa
junto al río que no vuelve
Y en la calma hechizada
donde el pensamiento
cierra su celda
mirar la carpa de cielo
y descubrir un mirlo


*


Es posible ver un mirlo
Es posible ver tres mirlos
Pero no es posible
ver cien mirlos
Salvo en un mirlo


En: “El Mirlo”, Ediciones Último Reino, 2004. Selección capítulo 1, “Descubrir un mirlo”, por José María Pallaoro. Damos por finalizada esta antología del hermoso libro de Gianni.

Gianni Siccardi nació en Banfield (Provincia de Buenos Aires) en 1933. Murió en 2002. Entre otros libros de poemas publicó: “Poesía Junta”, 1960; “Travesía”, 1967; “Ella”, 1989; “Fragmentos”, 1995 y “El Mirlo”, 2004
.
.
Querido amigo, el viernes 4 de noviembre presento el libro de poemas inéditos de Gianni “La soledad habitada”, en el Café Monserrat de Buenos Aires. Seguramente te llegará la gacetilla de Luis, pero yo no quería dejar de participarte. Te mando un abrazo, y gracias por difundir a nuestro querido poeta.
Ofelia Funes

Gianni Siccardi – Descubrir un mirlo, 2

Miré hacia abajo
y había un mirlo
Miré hacia arriba
y había un mirlo

No supe
si era el mismo mirlo
o la misma mirada


*


Miro a un mirlo
con los ojos de un mirlo
Lo miro a los ojos
con el corazón

Miro a un mirlo negro
con los ojos negros
de un mirlo

Miro el corazón
de un mirlo
y veo que no es negro
su corazón
porque lo miro
con mi corazón
negro

En: “El Mirlo”, Ediciones Último Reino, 2004. Selección capítulo 1, “Descubrir un mirlo”, por José María Pallaoro.

Gianni Siccardi nació en Banfield (Provincia de Buenos Aires) en 1933. Murió en 2002. Entre otros libros de poemas publicó: “Poesía Junta”, 1960; “Travesía”, 1967; “Ella”, 1989; “Fragmentos”, 1995 y “El Mirlo”, 2004
.

Gianni Siccardi – Descubrir un mirlo, 3


Miré hacia el cielo
y volaba un mirlo
Miré hacia el suelo
y un mirlo buscaba su comida
Miré hacia el árbol
y vi un mirlo

Volaba sin moverse
Se alimentaba sin comer
Veía sin mirar
Estaba quieto
tratando de escuchar
el corazón del mundo


En: “El Mirlo”, Ediciones Último Reino, 2004. Selección capítulo 1, “Descubrir un mirlo”, por José María Pallaoro.

Gianni Siccardi nació en Banfield (Provincia de Buenos Aires) en 1933. Murió en 2002. Entre otros libros de poemas publicó: “Poesía Junta”, 1960; “Travesía”, 1967; “Ella”, 1989; “Fragmentos”, 1995 y “El Mirlo”, 2004
.