viernes, 28 de abril de 2017

Baldomero Fernández Moreno, Es más fácil torcer el curso de un río que el de un verso


LA MARIPOSA Y LA VIGA

AIRE AFORÍSTICO

¿A qué otra cosa mejor que al paisaje, como el sol y la niebla, podría enredarse la poesía?

Al lado de cada grillo que canta se va formando un montoncito de oro, cernido, delicadísimo.

Algo aleteaba en el alambrado. Creí que era un pájaro. Era un harapo.

Ante la poesía, tanto da temblar como comprender.

Aquel poste del teléfono, caído al borde del camino, era una cruz que estaba esperando que alguien cargara con ella.

Aquella mujer procedía como los terremotos: ondulatoriamente.

Aun en plena tormenta los pájaros dan la sensación de que están construyendo nidos.

Aunque una jaula sea del tamaño del espacio, siempre será una jaula.

Cada estrella cobija el sueño de un pájaro.

Cada vez que el escritor se enoja con su mujer, se pone a arreglar la biblioteca.

Creemos vivir en la punta acabada del tiempo, en la punta definitiva del tiempo.

Cuando un rumor toma cuerpo no hay quién le gane en garbo.

¡Cuánto rocío! Exclamó un niño. Y era un charco.

Da una limosna si quieres; pero, por Dios, que no se te caiga la moneda al suelo.

Dentro de poco la ciudad será una vasta y uniforme llamarada de avisos. Habrá que inventar entonces el aviso que se vea menos.

Después de las películas en que llueve, habría que retorcer la tela y tenderla al sol.

Detrás de cada letra china podría abrirse cómodamente un jardín.

El cine va siendo tan necesario, si no como el pan, por lo menos como el postre.

El escritor no debe romper nada, ni el más insignificante apunte. En casa del literato debe estar abolida la pena de muerte. Años de reclusión y, hasta cadena perpetua, sí.

El fagot asoma, detrás del atril, su largo caño de escopeta furtiva.

El genio es una larga paciencia y una súbita impaciencia.

El hombre se conforma a veces con ponerle un rótulo a sus aspiraciones, ya que no puede realizarlas.

El mate atrae misteriosamente las lágrimas de los tristes.

El papel carbónico es la sombra hecha pliegues y puesta a la venta.

El poeta canta hasta el final, como el cirio alumbra mientras le quede un aro de cera alrededor.

El poeta, como el cazador pobre, a los que salga.

El poeta es un pensador con una flor en la mano.

El “Romancero Gitano” de García Lorca: un cañaveral reseco y ardiendo.

El siglo XX se enamoró del garbo de la M para sus tres poetas: Mendoza, Mena y Manrique.

El Virreinato del Río de la Plata era un canastillo de oro con cuatro manzanas de plata.

En el aire hay una eterna e inexplicable confabulación contra la poesía.

En el principio eran las especias, dice Stefan Zweig. En el principio eran los paladares.

En realidad, ninguna cita de amor ha fracasado nunca.

Enrique Larreta ha conseguido hacer, al firmar, algo así como la empuñadura de una espada con la inicial de su nombre.

Era rubia, dorada, decorativa, pomposa como un arpa.

Envejeció como los periódicos: de un día para el otro.

Era tan poca cosa aquel poste de teléfono que hacía un esfuerzo visible para sostener, además de los aisladores, un nido de horneros.

Es más fácil torcer el curso de un río que el de un verso.

Es más importante, a veces, detener un beso que un alud.

Gabriel y Galán es un puñado de hierba fresca. Antonio Machado la rosa centuplicada.

Galopar en el desierto es como galopar en sueños. El verdadero galope debe estar acompañado de estruendo.

Habría que tender una mano, en el aire, a la hoja seca que cae.

Hay demasiadas estrellas en el cielo. Hay demasiadas arenas en el mar. Hay demasiadas consonantes en el Diccionario de la Rima.

Hay dos modos de envejecer: como el olivo o como el sauce.

Hay libros de versos tan dulzones y pegajosos, que habría que venderlos con guantes de punto, como los merengues.

Hay pesadillas que se prolongan más allá del sueño, que se adhieren a uno como una sábana húmeda.

Hay plumas que crujen al escribir como si quisieran proclamar el secreto que se les está confiando.

Hay que ver a lo que llaman azar algunos críticos cuando dicen: “Si abrimos al azar este libro”…Y siempre dan de bruces en lo peor.

Hay tranvías que esperan solapadamente la noche para hacer todo el escándalo posible.

Jimena, Melibea, Dulcinea, Dorotea, se contestan a través de la literatura castellana, con la blanda asonancia de sus nombres.

José Mármol atraviesa la noche literaria argentina como un fantasma blanco y helado.

La adulación, como el engrudo, siempre chorrea.

La biblioteca, o es una cosa viva o no es nada. Habría que repasar los índices, por lo mens, todos los lunes.

La cabecita del ratón Mickey es igual al bonete de Doctor en Derecho de Rabelais.

La cara de Larra parecía invadida, roída, como por un musgo verdinegro de tumba vieja.

La distancia es una especie de posteridad.

La eternidad es un río de ébano con estrellas de oro.

La hiedra protege, defiende y aísla mejor que el granito.

La historia todo lo embalsama y lo petrifica: no podemos imaginar a Godofredo de Bouillon oyendo el canto de un ruiseñor.

La inspiración, la parte más aguda de la inspiración, habría que pasarla bien arropado y en cama.

La lámina de agua de la fuentecilla del monumento a Sáenz Peña es rectangular y flexible como una hoja de afeitar.

La mariposa es un librito que ha quedado reducido a las tapas.

La poesía es eso que flota sobre la pradera vaporosa de sol y mariposas. Pero se nos escapa y nos contentamos con recoger del suelo algunas hojas, algunas ramas secas.

La vejez es ese cansancio que no se nos quita al día siguiente, como creíamos ingenuamente al acostarnos.

Las dedicatorias, como los apretones de mano, breves y secas.

Las rimas no se dividen en ricas y pobres, como dicen los manuales, sino en dignas e indignas, como las personas.

Las últimas correcciones hay que hacerlas de pie, como a pincelazos.

Lo grotesco y lo trágico: un borracho haciendo eses, con una pata de palo, de noche, en una callejuela.

Lo menos que se puede pedir a un libro de versos es que se parezca a una aldea próspera: una torre erguida y un caserío rumoroso alrededor.

Los araucanos hicieron flautas con los huesos de Valdivia. Pero no les valió de nada, porque el conquistador les había arrancado previamente las orejas.

Los omóplatos de Greta Garbo nadan por su espalda como los delfines por el mar.

Los personajes de W. H. Hudson parecen enmascarados.

Los pieles rojas se pondrán una pluma en cualquier parte, menos detrás de la oreja, que es lo cásico.

Los ruiseñores quieren metáforas; la humanidad, parábolas.

Mariano Moreno murió en alta mar. En muy alta mar.

Nada como el pulgar y el índice para pulverizar un granito de sal o de fama.

Nada más certero que una bala perdida.

Nada se agarra más a un clavo ardiendo que la poesía.

No es que haya hijos favoritos: es que cada uno exige una diferente clase de ternura.

Para facilitar el tránsito habría que prohibir andar por la calle a los gordos, a los tontos y a los poetas.

Para puntería, Ponce de León: buscaba la Fuente de la Juventud y dió con una flecha envenenada.

Para todo requiere uno la cama: para morir y para dar con el epíteto.

Parece mentira que el pavo real pertenezca al orden de las gallináceas.

Parece mentira que sean los mismos hombres los que han inventado los diminutivos y la pena de muerte.

¡Qué gracia haber escrito “Las Mil y una Noches” con la cabeza rodeada por un turbante de seda, de pluma y de pedrería!

“Rumor de besos y batir de alas”. Mi querido Bécquer, los besos no suenan.

Según el último censo, la población de Buenos Aires alcanza a 2.338.645 habitantes. Menos mal. Puede ser que ahora se venda un libro más.

Si Jorge Manrique hubiera sido pelirrojo –el padre lo era- toda una estética se vendría abajo.

Toda la habilidad de un beso, más que en llegar a unos labios, estriba en saber retirarse de ellos.

Todo es anécdota: anécdota intelectual, aérea, creacionista, o anécdota de pan y queso. La poesía viene o no viene después.

Un perramus manoseado, con cuello y doble cuello y cinturón, es el traje más apropiado para ocultar la tristeza, la desesperación y la locura.

Un poeta nacional es un poeta universal que se ha ensañado con su país.

Una conversación equivale a borronear un par de cuartillas.

Unos versos que manuscritos no valen nada, parecen algo en una revista y hasta excelentes en las páginas de un libro impreso en Maestricht, por ejemplo.

¡Y pensar que Garcilaso murió a pedradas como un perro rabioso!

Ya iba a estrellarse la golondrina contra el muro, cuando éste improvisó un agujerito, por el que se perdió.

Ya que has de dejar propina, dala en la bandeja, para que resuene y parezca más.


AIRE CONFICENCIAL

Acabaré por quedarme a solas con mis erratas.

Algunos poetas me recuerdan a los trenes del puerto: o parados o en maniobras.

Antes, para soñar, apagaba la luz. Ahora lo hago con la lámpara encendida y hasta con los anteojos puestos.

Bartolomé Díaz llegó al cabo de Buena Esperanza en 1486. Cuatrocientos años después nacía yo en Buenos Aires.

Cada vez que abro el falso Quijote siento remordimientos. Me parece que algo le duele a don Miguel.

Creeré, cuando esté por morirme, que eso es sólo hasta el día siguiente.

Dadme un punto de apoyo y me echaré a dormir.

Estar un poco mal, un poco enfermo, me es más llevadero que estar demasiado bien.

Felizmente, hasta ahora, sólo he escrito sin pensar, casi con los dos dedos. Los versos se me escapan de entre ellos como hilillos de agua entre raíces.

Francamente, de lo que más me gusta hablar es del tiempo: desde el rocío hasta la eternidad.

Hay días en que pierdo la letra como otros pierden la voz.

Los asuntos más importantes del mundo los he oído tratar en las plataformas de ómnibus y tranvías.

Los autores de novelas de policía pueden contar con mi simpleza hasta la última palabra. Y aun más allá del Fin.

Me gustaría una novela argentina que empezara así: Daban las veinticuatro en la torre del Concejo Deliberante, cuando…

Me he hecho maestro en hacer picadillo mis borradores y darlos al viento.

Me paso la mitad de la vida juntando papeles sin importancia y la otra mitad tratando de deshacerme de ellos.

Mientras estoy leyendo a Homero, me está esperando un Manualillo de Cerrajería Práctica.

Mis propinas suelen ser generosas. Retribuyo el café y la meditación.

Nada me excita más, oh Heine, que una taza de tilo.

Ni yo ni mi estilográfica andamos bien al principio. Hemos de trotar unos cuantos renglones antes de entrar en calor.

No quiero vivir ni desaparecer. Lo que quiero es refugiarme en un tapiz.

¿Qué poema mío me gusta más? Ese que llevo a medias en la memoria y en el bolsillo.

Quiero ser poeta entre los hombres, no entre los ángeles.

Tengo que seguir escribiendo: hay que justificar la infancia.

Ya creo en todo, hasta en las dedicatorias.


70 AÑOS DE LA PRIMERA EDICIÓN DE LA MARIPOSA Y LA VIGA
Se cumplen 70 años de la primera edición de La mariposa y la viga. La observación instantánea, fotográfica, en textos brevísimos, agrupados en dos series: Aire aforístico y Aire confidencial. Escribe Baldomero en el “Prologuillo”: “Aforismos, aire de aforismos. Confidencias, aire de confidencias, para mayor vaguedad. Ocurrióseme aquél en una siesta, en una estancia, soledad y mugidos. Estaba yo boca arriba en la cama sin poder dormir cuando… vi una mariposa parda, vulgar, que movía sus alas recién venidas del sol. Allí estaba contrastando su levedad palpitante con la viga ponderosa y mal labrada. El madero parecía asumir todo el peso de la materia y de la vida ante el insecto insignificante, pero elegantísimo, lleno de belleza. Y me acordé del verso de Darío: Divina Psiquis, dulce mariposa invisible.”
En: La mariposa y la viga, Editora y Distribuidora del Plata, Buenos Aires, primera edición, abril de 1947.
Baldomero Fernández Moreno (San Telmo, Buenos Aires, 15 de noviembre de 1886 – 7 de junio de1950). Foto y selección de textos: Jmp. 

domingo, 23 de abril de 2017

Alberto Szpunberg, Desde la cima del cometa ella observa cómo los buitres reiteran la tragedia



"Quien no se mueve no sabe que está
encadenado".
Rosa Luxemburgo.


1.
Todo empezó la noche del 20 del 9 del 69:
desde puntos muy dispares de la estepa,
más que dispares, contradictorios, dialécticos,
los astrónomos Churyúmov y Guerasimenko,
de la Academia de Ciencias de la URSS,
descubrieron un mismo eje de fuego que agitaba
de un extremo a otro un cuerpo celestial.
Éste, restallante en la vastedad del infinito,
apetecible por las noches que evocaba,
se volvió cometa de un reguero de ambiciones,
pasión extrema debidamente controlada
por arengas patrióticas y cósmicas medallas.


2.
Cometa ni siquiera imaginado hasta ese instante,
pasó a llamarse Churyúmov-Guerasimenko,
Churyúmov, por él, y Guerasimenko, por ella,
dicho y dicha de no creerse pero decirse amados.
Dotado de acantilados de 1 km de altura,
el Churyúmov-Guerasimenko entró a girar
en la órbita de los mármoles más exaltados,
obras completas, enciclopedias, mausoleos
y ritual de masas tan doméstico como vasto.


4.
Sintiéndose observada por poderosos telescopios,
lentes de esas que escudriñan hasta el alma,
la habitante del cometa Churyúmov–Guerasimenko
no se acostumbró sino que, mejor dicho, acostumbrose 
a ser aire en el aire, hoja ligera al pie de los bosques,
lluvia en los ocres, silencio de cadencias íntimas,
y aprendió a no pensar nunca en voz alta:
votar que sí es siempre el más seguro remitente.


6.
La habitante ahora se oculta en la cueva horadada
por las salvajadas del viento contra la roca.
Al borde del torrente de luz que se despeña
en busca de ríos que recorren el fondo del mar,
ella tira las redes que la capturan a sí misma
y sólo su sombra se escurre por la galaxia.


8.
Para sus emboscadas, la habitante no se oculta
ni se mimetiza con los cielos ni tampoco se agazapa
tras las rocas arrojadas como dados al vacío:
no, "Dios no juega a los dados", ella concede,
y le basta con sentarse a solas en todas las orillas
y zurcir endechas de amor tejidas de espuma.


12.
La habitante sabe a qué antigua lluvia se debe
cada una de las estalactitas que orlan su cueva:
una queda y aberrante y niebla espesa
comienza a desgarrarse entre sus pechos,
cortezas maceradas en un mortero sin fondo,
pezones turgentes que, en su propio desafío,
añoran osados recuerdos libertarios.


17.
La habitante observa confundida las montañas
en la fosa abisal que, sin regreso, lleva al mar:
"gracias por tanta belleza", dice, pero no sabe
que sólo se trata de una humildad rudimentaria
y todo lo demás es nocturnidad y alevosía:
abandonada en los charcos por arcaicas mareas,
la lluvia huele a nostalgia de humanidad.


22.
Desde la cima del cometa ella observa
cómo los buitres reiteran la tragedia:
un sudario de trigo para los muertos de hambre
y turbios arroyos para los muertos de sed:
megaterios venidos a menos por abuso de grandeza 
rechinan con rabia sus propios engranajes,
mientras desconcertados, boquiabiertos,
barato se cotizan los pobres, regalados.


26.
En cuclillas, con su mortero entre los muslos,
a la espera de que cuajen las mieles del otoño,
la habitante macera las pócimas más ocres:
como si el tiempo encauzase en su savia
nervaduras por las cuales ronda ya la muerte.


31.
Se asoma a sí misma, se recorre por los bordes,
relame cicatrices ganadas en vencidas rebeliones:
más viento que ceniza, la brasa se enciende
y siembra chispazos de luz en la memoria.
Deseada por todas las ausencias, la habitante
ahora añora un planeta donde el amor se hacía.


33.
Ni ella imaginó tan nocturna desmesura,
ese viento que se pasea entre los árboles.
Todos los guerreros la desearon sin saberlo,
y desgajaron las cortezas hasta la tentación
de grabar un corazón a punta de cuchillo.


36.
La cola del cometa se extingue cuanto antes,
finísimo el fuego del horizonte que se apaga.
En fila, ante la fosa, algunos derrotados
alcanzan a mirar el cielo, deslumbrados
por un reguero de luz urgido por la noche:
nada más que nada es la misma eternidad
de los que van a morir y aún se sorprenden.

Se expande la estampida de un tiro de gracia
y la habitante se estremece: son las descargas.


39.
Olvidada en la cueva más cerrada, la habitante
descubre la criminal conjura de los camaradas:
educados, ancianos, eternos, los muertos
reposan en los intersticios al pie del murallón,
y el paso firme de los centinelas recuerda
que ni los mismos muertos podrán escapar.
El Churyúmov–Guerasimenko, cada 6,4 años,
se acerca a la Tierra sugestivamente puntual.


41.
Ella se sienta en una de las mesas de la vereda
y el saludo es un pájaro asustado entre sus manos.
Churyúmov y Guerasimenko, en cambio, sonríen
en un gesto sólo perceptible para esos hombres
que, con sus faldones largos, doblan la esquina
y se distribuyen en la calle según lo establecido.


42.
Nadie ha visto a la habitante del cometa,
excepto quienes la buscan hasta encontrarla:
al ponerse de pie para entregarse, es evidente
cuanta ferocidad nos acarreó el futuro.

Me echo a morir: no me despierten.



En: La habitante del cometa 67/P Churyúmov–Guerasimenko, Ediciones Lamás Médula, 2016.
Alberto Szpunberg (Buenos Aires, 1940). Foto y selección de textos: Jmp. 

lunes, 17 de abril de 2017

Alfredo Saldaña, Testimonio de un tiempo muerto


UN MAL PASO

Es tiempo de caminar
sobre esos campos de cenizas,

es hora de atravesar
el malpaís.


HUMEDAD TRAS LA LLUVIA

No te intrigue lo que encuentres
sino lo que desaparezca cuando mires.

Que no sea la palabra que te arrastre
al hueco en que aún respires
el lugar seguro que habías imaginado.

Que no sea el tiempo que pase
ni el espacio recorrido
lo que te nombre.

Que lo que te nombre
sea la lágrima que caiga,
la humedad tras la lluvia.

No seas tú quien camine. Bajo las piedras,
seas tú el sendero que unos pasos tracen cuando avancen.


TRABAJOS FORZADOS

Trabajar a destajo
hasta hacer de este perro mundo
un campo de cenizas,
testimonio de un tiempo muerto,
hasta encontrar bajo las piedras
el aliento que dé cobijo
a las noches invencibles de los vencidos.


DAR SEPULTURA A LA MISERIA

En esta tierra oscura y rica en minerales
y frente a tanta desolación

rasgar, arañar, cavar fosas en las que dar
de una vez por todas blanca sepultura a la miseria.


LA PIEL DEL AGUA

Hay un sendero que borra
el mundo al extenderse
sobre la piel del agua,

donde la vida desaparece
en la distancia de la palabra
que la cerca.


TEORÍA

Trazo amargo de la escritura
con el que prolongar la vida
o su temblor,

surco que hace posible
ir más allá de donde hemos llegado.


EL SENDERO

El sendero acoge al que camina.

Avanzar hacia aquello que la utopía designa:
espacios prohibidos y no lugares inconquistables.

El que camina crece en el sendero.

Marchar entre mares de montañas y océanos de aire;
traspasar territorios anegados por el frío.

El sendero da casa al que camina.

Insistir en la pérdida hasta despojar
a los vencedores de todas sus conquistas.

El que camina se hace fuerte en el sendero.


EL QUE MIRA LAS PALABRAS

Sobre tu paraíso, lenguaje, se extiende el poder
del que mira las palabras sin tocarlas con su voz.

Lenguaje, en tu cielo encuentra él su infierno.



                                             morir.
                                      para
               de la montaña
hasta el pie
                    ha caminado
Una anciana

NARAYAMA







En: Malpaís, La Isla de Siltolá, Sevilla, España, 2015.

Alfredo Saldaña (Toledo, España, 1962). Profesor de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Zaragoza. Foto y selección de poemas: Jmp

viernes, 14 de abril de 2017

Manuel del Cabral, El hombre que cavó un hoyo hasta el centro de la Tierra



EL HOYO

     Cuando el hombre que cavó un hoyo hasta el centro de la Tierra se dispuso a regresar de las profundidades, se sorprendió al comprobar que sus ojos tenían la facultad de ver cosas que no podían ver los demás seres humanos. Pero ¡pobre hombre!, ya no estaba acostumbrado a la superficie… Y a pocos días de andar sobre el planeta, desesperado, violento, trágico, se precipitó por el hoyo que él mismo había cavado hasta el fondo de la Tierra. Pero no, no se suicidaba. Su cuerpo cayó allá abajo como una semilla en el surco. Sus ojos crecían hacia dentro como las raíces…



En: Los relámpagos lentos, Sudamericana, 1966. Foto: Jmp

Manuel Antonio Cabral Tavárez (República Dominicana, 7 de marzo de 1907 - 14 de mayo de 1999). 

sábado, 8 de abril de 2017

Paul Éluard, Ha llegado la hora de amarse de estar unidos



“UN PEQUEÑO NÚMERO DE INTELECTUALES
SE HA PUESTO AL SERVICIO DEL ENEMIGO”

Espantados espantosos
Llegó la hora de contarlos
Porque su reino ya se acaba

Nos elogiaron los verdugos
Nos detallaron todo el mal
Nos hablaron inocentemente

Hermosas palabras de alianza
Os han manchado de basura
Sus bocas dan sobre la muerte

Pero ha llegado la hora
De amarse de estar unidos
Para vencerlos y castigarlos


     Antes de la liberación de París, y la caída del nazismo, Paul Éluard escribió una serie de poemas bajo varios seudónimos (Jean du Haut, Maurice Herment). Esos textos aparecidos en publicaciones clandestinas, se publicaron en libro en 1946, en una edición que agrega otros poemas.
De: Au rendez-vous allemand, 1942-1945. En: Paul Éluard. Obras escogidas. Tomo 2 (1935-1947). Selección, traducción y prólogo de Marcelo Ravoni. Editorial Platina, 1962.

Paul Éluard (Francia, 14 de diciembre de 1895 – 18 de noviembre de 1952), pseudónimo de Eugène Grindel. Foto: Jmp. 

martes, 4 de abril de 2017

Paul Éluard, Todo está destruido



TODO SE HA SALVADO

Todo está destruido yo ya veo el desastre
Una rata en el techo y un pájaro en el sótano
Los labios en los libros sin un zumbido ya
Los cuadros están colgados al revés
Recuerdos y testigos se van oscureciendo

Junto a una cuna yace un anciano un muñeco
Un niño está mascando restos de un engranaje
En pleno cementerio un muerto ha resistido

Y las frases de amor las canciones de cuna
Y los trabajos hacen un silencio que aturde
Las golondrinas de la vista se han cerrado
Un fueguito violeta deshuesó a María
Un soplo excremencial borró a Max y a Pedro

El infierno difunto se seca en campanarios
Una aureola de sombra estrangula las frentes
Un héroe se baña en sangre de asesino

La hora se condensa en la gota y la ola
Una lepra de azul come el último árbol
Llueve no llueve más el buen tiempo hace muecas
Tal vez no ha habido nunca nada sobre la tierra
Pues la muerte se muestra como un nacimiento

Todo está destruido ya veo los canteros
Donde no queda nada arados y guadañas
Atraparon manojos de nervios en sus picos

El espejo del genio grácil granuja grotesco
En su lava refleja unas ramas ridículas
¿Quién comparaba el alba con el primer deseo?
¿Quién sabía leer junto a un vientre repleto?
¿Era de piedra el hombre la mujer las cenizas?

Un seno que fue gloria soporta la caricia
De unos adoquines transitados perdidos
Y el plano de las calles se ha cubierto de polvo

Esponsales el mal buscaba compañía
La ha encontrado y es para siempre el desierto
Lo imagino me muestran que es negro sobre blanco
Nací en invierno puedo ver todo en negativo
Nací para morir todo muere conmigo

Estrellas apagadas se me figuran mías
El duelo une los muros que aislaban a los hombres
No hay nadie para hacer moraleja del cuento.


.
.   .


Nada está destruido ya todo se ha salvado
Lo queremos y somos la promesa el futuro
El mañana ya reina sobre la tierra hoy

Hay unas grandes risas sobre unas grandes plazas
Son risas de color sobre plazas doradas
Las barcas de los besos van explorando el mundo
Los niños las cosechas explican la ambición
Los hombres fortifican la conciencia en las madres

Destellos de pasión enternecen los rostros
La frescura en los ojos mueve ruedas de plumas
Sueños despreocupados andan por los caminos

Y las necesidades están llenas de gracias
Las causas son solubles y el corazón sin fin
Ocupa tanto espacio que desafía estrellas
Y es como un manantial que hace eterna la carne
Un vivir majestuoso desaprueba la muerte

Yo hablo de este tiempo que hemos alcanzado
Lo queremos y nada nos hace desistir
Fuimos hacia adelante estamos adelante

Los mineros cantaron contra la injusta pena
Los forzados lanzaron sus cadenas cantando
Todos nuestros hermanos lucharon sin temores
Y brotaban capullos de leños y espinos
Y coraje y amor marchaban de la mano

Despertar oprimido acentuaba el combate
Éramos casi nada pero ya éramos todo
Como el mundo era nuestro nosotros mismos éramos

La lengua de la vida se nos iba en la boca
No teníamos oasis no teníamos abrigo
Buscando lo real fraternal sin rupturas
La concreta verdad y la virtud sensible
Desde el fondo del dolor denunciábamos el mal

Nuestros hermanos eran hambreados arrastrados
A la desesperanza la herida el matadero
Pero sobrevivía la rosa de su sangre

Sobrevivía el hombre éramos sus garantes
Los hijos de sus hijos daban luz al futuro
Y nuestros contadores destrozaban los ceros
Y nuestros campesinos calculaban la génesis
Ver era un cuerpo ardiente extendido a lo lejos

Nuestras fuerzas abajo eran ilimitadas
Y belleza y confianza no pesaban gran cosa
Pero hoy sin embargo su rocío es fecundo

Y el mañana ya reina sobre la tierra hoy
En la luz que permanece el hombre es indispensable
Y de repente el mundo es un objeto útil
Objeto voluptuoso indestructible y rey
Colmado por la vida colmado por el hombre.






De: Una lección de moral, 1949. En: Paul Éluard. Obras escogidas. Tomo 3 (1948-1952). Selección, traducción y prólogo de Marcelo Ravoni. Editorial Platina, 1962.

Paul Éluard (Francia, 14 de diciembre de 1895 – 18 de noviembre de 1952), pseudónimo de Eugène Grindel. Foto: Jmp.