martes, 5 de diciembre de 2017

William Carlos Williams, Pero yo, para hablar, solo tenía mis ojos



EL DESCENSO

El descenso nos llama
          como nos llamaba el ascenso.
                    La memoria es una especie
de consumación,
          una suerte de renovación,
                   incluso
de inicio, pues los espacios que abre son lugares nuevos
          habitados por hordas
                     de especies
hasta entonces impensadas;
          y sus movimientos
                    se orientan hacia nuevos objetivos
(aun cuando antes hayan sido abandonados).


Ninguna derrota es enteramente una derrota, pues
el mundo que abre es siempre un sitio
           hasta entonces
                     insospechado. Un
mundo perdido,
           un mundo insospechado,
                      abre paso a nuevos lugares
y no hay blancura (perdida) tan blanca como el recuerdo
de la blancura   .


Con el atardecer, el amor despierta
          aunque sus sombras
                         —que dependen
de la luz del sol

           se adormecen y se apartan
                     del deseo   .


Despierta así un amor
          sin sombras
                    que ha de crecer
con la noche.


Surgido de la desesperación,
          inconcluso,
                    el descenso
despierta aun nuevo mundo
                     que es el reverso
de la desesperación.
           Para lo que no podemos lograr, lo que
se niega al amor,
          lo que perdimos por anticiparnos,
                    se abre un descenso
sin fin, e indestructible   .


LA HOSTIA

De acuerdo a sus necesidades,
          este alto predicador negro
                    (a una mesa separada del
                    resto de su grupo);
estas dos jóvenes monjas irlandesas
          (a describir más adelante)
                     y este anglicano canoso han venido,
tontamente,
           a compartir la hostia servida para ellos
                     (y para mí)
por las cansadas camareras.


Es la necesidad común
           (ya que todos debemos comer)
                      la que vuelve sagrado todo esto.
A la hora de rezar, los ayudantes
          del predicador son más abiertos
                     aunque lo hacen en voz baja,
como se espera
          en un lugar
                    público. Las monjas,
de perfil, van de negro.
           El clérigo cena solo.
                    Su cabeza inclinada revela
un mechón rebelde
           en su coronilla.


No me canso de mirar.
           Los predicadores comen bien:
                    ostras fritas, y cuanto hay
en el bar, digno de una estación ferroviaria.
          Las hermanas terminan pronto. Uno mira
                     fijamente al irse,
bajo sus cejas resueltas descubro
          unos ojos azules.
                   Yo tengo los ojos
marrones
           y una boca menos rígida.


No hay nada de comer,
         sino el cuerpo de Cristo,
                   sin importar dónde se busque.
Las benditas plantas
          y el mar lo entregan
                     intacto a la imaginación.
Y es así como se hace
          real,
                    para amargura
de las pobres bestias
          que sufren y mueren
                    para que vivamos.


Los predicadores, bien alimentados,
         las monjas de ojos brillantes y boca sin labios,
                    el alto
y canoso anglicano,
           lo proclaman con su apetito,
                     lo mismo que yo, mientras
mastico con mis dientes gastados:
           el Señor es mi pastor,
                     nada me faltará.


No importa lo bien que coman
         qué tan delicadamente
              se lleven la comida a la boca,
¡todo sucede
         de acuerdo a la imaginación!
¡Solo la imaginación
           es real! Ellos lo han imaginado,
                      y así sucede.
De los predicadores,
          piernilargos como corresponde a su raza,
                    solo las mujeres, dóciles,
me sonrieron cuando
           les hablé
                      con los ojos.
Las monjas… aunque, en realidad,
         solo vi un rostro joven
                  y tapado hasta las cejas.
Sencillamente eso.
           El clérigo, sin duda
                      formado en una buena escuela,
fue quien más me interesó:
          alguien con quien
                     se podría conversar.


Nadie estaba allí
          sino por
                   la comida. Quedo solo yo,
siendo poeta,
           hubiera podido darles.
                      Pero yo,
para hablar, solo tenía
          mis ojos.


En La música del desierto y otros poemas (1954), edición bilingüe, Lumen, 2010. Traducción: Juan Antonio Montiel.

William Carlos Williams (Rutherford, Nueva Jersey, EEUU, 17 de septiembre de 1883 – 4 de marzo de 1963). Fotos: Jmp

1 comentario:

Gonzalo Llache dijo...

Este poeta me parece sensacional! Muchas gracias