jueves, 3 de marzo de 2016

Osvaldo Bayer, Dos poemas


1. Los cantos de la sed

XII PISCIS

Pasó la viajera
vestida de frío y aurora,
sueño infantil y recuerdos de estío;
y en su rostro y sus manos
algo perdido en mis revueltos bolsillos.
En mi boca mojada
quedaron palabras huecas.
Su voz sonó a pétalo
cuajado de azulado aljófar.
Adolescencia brilló en mis ojos
y el dolor apretó mi garganta.
En la tibieza de la mano
de mi amigo traicionero
volví a encontrar mi pureza de niño,
y conocí bellezas.
Sentí placer con gusto azul a hueso, y alguien
puso entre mis manos
un hermoso mancebo de estrechos hombros.
El dolor que apretaba mi garganta
gimió en mis sienes
y por mis labios escapaba y
regresaba el olvido.
¡El terrible dolor de sentirse avergonzado!

Una horrible sotana
de risa pintada,
y una negra desnuda
de piernas torcidas,
bebieron mi cerebro
en ruidos y esferas,
en mareos y agujas.
El adolescente de tímida mirada
penetró en la casa
de ventanas de maderas,
¡gris plateado, gris plateado!
y nuestros ojos se encontraron
en el beso del cansancio.


2. Encuentros

A A. L. AGRADECIENDO
LA NOCHE DEL 21 DE ABRIL

Schumann en los puños blancos de mi camisa.
¿Quién presta dos lágrimas a mis ojos?
El “yo no puedo” de mano implorante,
en los labios morados de la vergüenza.

Con un peine de ocho mentiras alisé mis cabellos
¡si ella mirara su mano izquierda!
No, todo se pierde en los rizos
de su saco con cuello de piel.

Cal y cohetes, trenzas y alondras
juegan en las blancas miradas
de la nobleza de mi cualidad
¿Quién me lleva? ¡soy dócil y niño!

En mis mañanas de pecho de sol,
en mis lluvias de hombros de hielo,
en mis llantos de piel sin vello
¡Schumann es el moño del cordón de mis zapatos!


En: “Los cantos de la sed”, Ediciones Continente, 2015. Escritos entre 1949 y 1951.
Osvaldo Bayer (Santa Fe, 18 de febrero de 1927).
Foto: Osvaldo Bayer.

No hay comentarios: