domingo, 28 de abril de 2013

Carlos Sánchez, una caja de lata con fotografías



MADE IN
a Martín Micharvegas (Poni)


Una caja de lata con fotografías
quietos fantasmas amarillentos
se mueven en tu recuerdo austero
quizás una sonrisa con eco
un gesto impregnado de eternidad.
Se vuelve a la idea estrafalaria del tiempo
al peso específico del corazón.
Cierro la caja de lata
y vuelvo a tu e-mail
─ utopía del progreso humano ─
donde tus palabras cálidas
abren una vorágine de momentos
de territorios y encuentros
que han dejado carne en mi cuerpo
elementos sustanciales
de la visión de este mundo absurdo
donde grabamos poesías
en todas las corteza de esta selva oscura.
Puede que distraídamente
no hayas percibido el fervor
que hoy anida en este hombre adulto
mis pájaros aturdidos
se alzaron en vuelo en Folignano
sobrevolaron las colinas pavesinas
tantas veces presentidas en el “Moderno”
no sé si con ánimo de emigrar
o de perderse definitivamente en el azul.
Pasando lista:
Edgar, Raúl Gustavo, Enrique
Francisco, Rodolfo, Gianni
Néstor, José, Paco
Ruy, Vicky y vos
Mi made in Buenos Aires.


Nota: Edgar Bayley, Raúl Gustavo Aguirre, Enrique Molina, Francisco Madariaga, Rodolfo Alonso, Gianni Siccardi, Néstor Sánchez, José Peroni, Francisco Urondo (Paco), Ruy Rodríguez, Victoria Rabin (Vicky).

En: “La poesía, las nubes y el ajo”, 
Lìbrati, Librería Rinascita Ascoli Piceno, 2009.
Carlos Sánchez (Buenos Aires, 24 de diciembre de 1942). 
Poeta. Vive en Folignano, Italia.

Pajarito Zaguri, descubrir la realidad



DESCUBRIR LA REALIDAD

Transmitir la realidad
es mirar por el balcón
de tu propio ventanal
y escuchar tu propia voz.
Y es vivir algún dolor,
saciar la sed de tu ansiedad
que está esperando con temor.
Es sentir el aletear
de los ángeles del cielo
y es mirar por el balcón
de tu propio ventanal
donde “cambia y cesa” el sol.


Pájaro y la Murga del Rock & Roll, 1976.
Pajarito Zaguri (Buenos Aires, 18 de febrero de 1941 – 22 de abril de 2013, 
aunque ya lo vieron zapando en muchos barrios, sí, loco).

La Murga es: Pajaro Zaguri: Cuerpo, alma, guitarra y voz; Rudy Marcolongo: Guitarra; Eduardo Vallejo: Guitarra; Daniel Beirseman: Bajo; Pappo: Teclados; Valman Lauria: Bateria, y roqueros que te parten el coco.

Pajarito Zaguri, un blues por la ciudad




INTENTANDO LOS BLUES

Sí, loco, caíste tanto como yo.
Sí, loco, en un tiempo sin amor.

Pero yo sé que aún queda algo
que podemos intentar.

Sí, loco, salgamos a buscar.
Sí, loco, un blues por la ciudad.

¿Y no ves que aún queda algo
que podemos intentar?

Sí, loco, ahora está mejor.
Sí, loco, ya sabemos que hay peor.

¿No ves que aún queda algo

que podemos intentar?



Pájaro y la Murga del Rock and Roll, 1976.





Pajarito Zaguri (Buenos Aires, 18 de febrero de 1941 – 22 de abril de 2013, aunque muchos ya lo vieron zapando en muchos barrios, sí, loco).

La Murga es: Pajaro Zaguri: Cuerpo, alma, guitarra y voz; Rudy Marcolongo: Guitarra; Eduardo Vallejo: Guitarra; Daniel Beirseman: Bajo; Pappo: Teclados; Valman Lauria: Bateria, y bluseros que te parten el coco.

sábado, 27 de abril de 2013

Marina Moretti, la vida asedia sobre todo de noche



ALTA MAREA

la vida asedia sobre todo de noche
sube como agua oscura
en un lecho engolfado de recuerdos y miedos

bramo por un monte santo
imagino una grandeza que pueda acogerme
por sobre el análisis de los hechos
pero todo se resuelve en una brecha de palabras
                                     la tentativa
de prepararse para un dolor
es al final no pensar dos veces verdaderamente
por demasiado cansancio por la conciencia
de que será otro imprevisto
a sorprendernos


ACQUA ALTA// la vita assedia soprattutto di notte/ sale come acqua scura/ in un letto ingolfato di ricordi e di paure// bramo un monte santo/ immagino una grandezza che possa accogliermi/ sopra l’analisi dei fatti/ ma tutto si risolve in un divario di parole/ il tentativo/ di prepararsi a un dolore/ alla fine è non pensarci veramente/ per troppa stanchezza per la consapevolezza/ che sarà un altro imprevisto/ a sorprenderci


En: “Lugares recobrados. Antología.”, 
Libros de la talitadorada, 2012. Edición bilingüe.
Traducción, selección y prólogo: Elvira Dolores Maison.
Marina Moretti (Trieste, Italia, 1955). Poeta y ensayista.

lunes, 22 de abril de 2013

Marina Moretti, aquel primer frescor sentido entre las cañas



XVII

Aquel primer frescor sentido entre las cañas
del verde órgano resonando en el viejo canal

cuando el agua rebosaba
entre los musgosos macizos

o más inmensamente fría
y rala aplacaba el aire entre los rastrojos.



XVII// Quel primo fresco sentito tra le canne/ del verde organo sul vecchio canale// quando l’acqua gonfiava/ tra i massi muschianti// o più immensamente fredda/ e rada placava l’aria tra le stoppie.


En: “Lugares recobrados. Antología.”, 
Libros de la talita dorada, 2012. Edición bilingüe.
Traducción, selección y prólogo: Elvira Dolores Maison.
Marina Moretti (Trieste, Italia, 1955). Poeta y ensayista.

domingo, 21 de abril de 2013

Marjan Strojan, en el dispensario se yergue el Árbol de la Salud



RECORDANDO A HOPKINS

En el dispensario se yergue el Árbol de la Salud.
Las ramas de su frondosa copa
están ornadas con diferentes letreros como
Felicidad, Amor, Buenas relaciones entre las
personas, Amistad, etc. Hacia ellos,
tronco arriba, conducen hileras de
titilantes luces multicolores, que en un envolvente
circuito, como en los grandes árboles de navidad,
bajan nuevamente hacia las grandiosas
raíces con letreros: tiempo libre, sueño,
relax y buena alimentación, abandono
de los vicios, sexualidad sana, higiene.
Señor, envía lluvia a estas raíces.


En: “El libro azul y otros poemas. Antología.” Librosde la talita dorada, 2012.
Traducción: Teresa Kores. Selección: Ana Cecilia Prenz Kopušar. 

Marjan Strojan (Eslovenia, 1949). Poeta, traductor y periodista.

sábado, 20 de abril de 2013

Saša Pavček, entre tus piernas he dormido



RESPIRO

Entre tus piernas he dormido,
montaña entre dos brazos de río.
Entre orillas desde tiempos remotos
no pregunta por qué ni cómo.

Allí se encuentra y allí quedará.
Flancos escarpados cincelan el lecho,
con gratitud el agua la embebe.

Nada puede desplazarla,
ni terremotos, ni tormentas
pueden correrla un pelo.

Viven el uno para la otra,
como el viejo gen del mundo lo quiere,
y este abrazo perdura sin cesar…


En: “Vísteme con un beso” (Obleci me v poljub).
Traducción: Ana Cecilia Prenz Kopušar.
Saša Pavček, escritora y actriz eslovena.


Saša Pavček, caíste sobre mí



¿POR QUÉ ES ASÍ?

Inesperado, caíste sobre mí,
como la primera nieve en la montaña.
Asombrada, la montaña
recibe como tal el don del cielo.

En su torrente acomoda
cada capa plateada,
como el ajuar en la alegría de la dote,
no pregunta por qué mana del cielo,

y qué será cuando se cumpla.
Todo es transparente y claro,
todo es naturaleza,

su ley,
su destino
y su eterno misterio.



En: “Vísteme con un beso” (Obleci me v poljub).
Traducción: Ana Cecilia Prenz Kopušar.
Saša Pavček,  escritora y actriz eslovena.


viernes, 19 de abril de 2013

Marina Moretti, los dioses de las tribus latinas



VII

Los dioses de las tribus latinas
fueron en un tiempo los pájaros del bosque

la mano pintada trazaba el conjuro
la muchacha ante la cabaña redonda
escuchaba al padre Pico en el claro de la pradera.

cuántas primaveras,
cuántas veces las primeras nieves
- cantaba el cucú
antes de que llegara un joven esplendente y puro.

mi madre a los dieciocho años
repetía con sus compañeras
el estribillo de las madres milenarias

«cucú cucú hermosillo
¿cuántos años hasta prender el anillo?»

- mientras el horizonte ardía de bombas en el puerto
de Civitavecchia.


VII// Gli dei delle tribù latine/ furono un tempo gli uccelli del bosco// la mano dipinta tracciava lo scongiuro/ la ragazza davanti alla capanna rotonda/ ascoltava il padre Pico nel prato della radura.// quante primavere/ quante volte di nuovo la prima neve/ -cantava il cuculo/ prima che giunga un giovane splendente e puro.// mia madre a diciott’ anni/ con le compagne ripeteva/ il ritornello delle madri millenarie// «cu-cù cu-cù bello/ quanti anni prima che prenda l’anello?»// - mentre l’orizzonte bruciava di bombe sul porto di Civitavecchia.


En: “Lugares recobrados. Antología.”, Libros de la talitadorada, 2012. Edición bilingüe.
Traducción, selección y prólogo: Elvira Dolores Maison.
Marina Moretti (Trieste, Italia, 1955). Poeta y ensayista.

Marina Moretti, solo mamá ha quedado



IV

Solo mamá ha quedado
para recordar cuán bello era
su hermano menor en el verano del 35
- le habían hecho un trajecito
con los pantalones cortos
y los extraños se detenían para admirarlo
por los bucles rubios y los ojos negros.

cuando ella se irá
también ese niño se irá
la sombra húmeda entre las cejas
en su mejilla
el verano blanco
de aquella calle aldeana
como un reflejo triste el sol sobre
el rostro de mi padre en uniforme se desvanecerá
como el almendro y el plato de fruta
las avispas ahogadas en el vino.

desaparecerán de la ventana
las sábanas cándidas de mi nacimiento
en la vía San Francesco 53
el calor retardado de la estufa
en el repiqueteo del reloj sobre el cristal
la conmoción por aquella nueva vida.

IV// Solo mamma è rimasta/ a ricordare quant’era bello/ suo fratello piccolo l’estate del ‘35/ -gli avevano cucito un completino/ con i calzoni corti/ e i forestieri si fermavano ad ammirarlo/ per i boccoli biondi e gli occhi neri.// quando lei finirà/ anche quel bambino finirà/ l’ombra umida fra le ciglia/ sulla sua guancia/ l’estate bianca/ di quella strada paesana.// come un riflesso triste il sole sul/ viso di mio padre in uniforme svanirà/ come il mandorlo e il piatto di frutta/ le vespe annegate nel vino.// spariranno dalla finestra/ le lenzuola candide della mia nascita/ in via San Francesco 53/ il calore attardato dalla stufa/ nel ticchettio dell’orologio sul vetro/ la commozione per quella nuova vita.



En: “Lugares recobrados. Antología.”, Libros de la talitadorada, 2012. Edición bilingüe.
Traducción, selección y prólogo: Elvira Dolores Maison.
Marina Moretti (Trieste, Italia, 1955). Poeta y ensayista.

sábado, 13 de abril de 2013

Aldo Palazzeschi, dei giorni dei giorni dei giorni...



LA VIEJA DEL SUEÑO

–Cien años tiene la vieja.
Nadie la vio dar vueltas de día.
A menudo la gente la encuentra durmiendo
cerca de las fuentes:
nadie la despierta.
Al rumor dulce del agua
la vieja se duerme
y queda durmiendo en el dulce rumor
de los días de los días de los días.


LA VECCHIA DEL SONNO

Centanni ha la vecchia.
Nessuno la vide aggirarsi nel giorno.
Sovente la gente la trova a dormire
vicino alle fonti:
nessuno la desta.
Al dolce romore dell'acqua
la vecchia s'addorme,
e resta dormendo nel dolce romore
dei giorni dei giorni dei giorni...

Poesie, 1925


En: “Los Mares del Sud y otros poemas. Pavese, Pasolini y otros. 
Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1982. 
Traducción, selección y notas: Rodolfo Alonso.
Aldo Palazzeschi (seudónimo de Aldo Giurlani. Italia, 1885-1974).

Aldo Palazzeschi, cadente di viole



SOL

Quisiera recorrer España
bajo una sombrilla roja.

Quisiera recorrer Italia
bajo una sombrilla verde.

Con un pequeña barca,
bajo una sombrilla azul
quisiera pasar el mar;
llegar hasta el Partenón
bajo una sombrilla rosa
cargada de violetas.


SOLE

Vorrei girar la Spagna
sotto un ombrello rosso.

vorrei girar l'Italia
sotto un ombrello verde.

Con una barchettina,
sotto un ombrello azzurro,
vorrei passare il mare;
giungere al Partenone
sotto un ombrello rosa
cadente di viole.

Poesie, 1925


En: “Los Mares del Sud y otros poemas. Pavese, Pasolini y otros. 
Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1982. 
Traducción, selección y notas: Rodolfo Alonso.
Aldo Palazzeschi (seudónimo de Aldo Giurlani. Italia, 1885-1974).

Aldo Palazzeschi, di nero, è sempre vestito di nero



EL DESCONOCIDO


¿Lo han visto pasar esta noche?
Lo he visto.
¿Anoche lo viste?
Lo vi, lo veo cada noche.
¿Te mira?
No mira al costado,
Sólo mira allá arriba,
Allá donde el cielo comienza
Y concluye la tierra, allá
En la línea de luz
Que deja el crepúsculo.
Y después del crepúsculo él pasa.
¿Solo?
Solo.
¿Vestido?
De negro, siempre está vestido de negro.
¿Pero dónde para?
¿En qué cabaña?
¿En qué palacio?


LO SCONOSCIUTO

L'hai veduto passare stasera?
L'ho visto.
Lo vedesti ieri sera?
Lo vidi, lo vedo ogni sera.
Ti guarda?
Non guarda da lato,
soltanto egli guarda laggiù
laggiù dove il cielo incomincia
e finisce la terra laggiu
nella riga di luce
che lascia il tramonto.
E dopo il tramonto egli passa.
Solo?
Solo.
Vestito?
Di nero, è sempre vestito di nero.
Ma dove si sosta?
A quale capanna?
A quale palazzo?


Difetti, 1947


En: “Los Mares del Sud y otros poemas. Pavese, Pasolini y otros. 
Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1982. 
Traducción, selección y notas: Rodolfo Alonso.

Aldo Palazzeschi (seudónimo de Aldo Giurlani. Italia, 1885-1974).

viernes, 12 de abril de 2013

REPUDIAMOS el pedido de jury político contra Julián Axat y Luis Federico Arias



LA JUSTICIA QUE NO QUIERE CAMBIAR

Los abajo firmantes

REPUDIAMOS el pedido de jury político contra Julián Axat (poeta y Defensor Oficial ante el Fuero de Responsabilidad Juvenil de La Plata) y Luis Federico Arias (juez en lo Contencioso y Administrativo de La Plata), promovido por un grupo de legisladores que responden al gobernador Scioli, por el simple hecho que ambos buscan que la ciudadanía conozca sin dilaciones la verdad acerca del número de victimas fatales en la catástrofe de La Plata.  

Alberto Szpunberg (poeta), Daniel Freidemberg (escritor), José María Pallaoro (poeta), Demetrio Iramain (poeta y periodista), Ana Cacopardo (periodista), Carlos Aprea (poeta), Gabriel Impaglione (poeta, Argentina-Italia), Lalo Painceira (periodista), Leonardo Martínez (poeta), Carlos J. Aldazábal (poeta), Mariano Dubín (docente y escritor), Rubén Sacchi (escritor), Gustavo Caso Rosendi (poeta), Martín Raninqueo (músico, poeta), Concepción Bertone (poeta), Diego Vallejo (docente), Giovanna Mulas (escritora, Italia), Ramón D. Tarruella (escritor y docente), Clara Inés Aprea (estudiante y docente), Elena Sahade (Lic. en Biología), Miguel Ángel Aguirre (periodista), Daniel Ponce (docente), María Laura Fernández Berro (escritora, docente), Susana Biamonte (Lic. en Química), César Cantoni (poeta), Florencia Fernandez Coria (Psicoanalista), José Luis Robinson (difusor de poesía latinoamericana y asesor del Ministerio de Trabajo de la Nación), Miguel Croceri (periodista y docente), Juan Santiago Bo (defensor oficial civil), María Carolina Painceira (actriz), Verona Demaestri (periodista), Daniela Ancich (poeta), José Jaime Ruiz (escritor), Alba Noemí Perez Saiz (médica), Irene Satas (docente, dramaturga y directora de teatro), Silvina Perugino (abogada, escritora), Andrea Ajis (empleada del Organismo para el Desarrollo Sostenible bonaerense), Omar Musa (actor), Víctor Martín Salinas, Silvia Loustau  (poeta), Diaz Noelia (trabajadora social), Andrea Sánchez Boz (poeta, docente, editora), Jimena Angelini (estudiante), Gonzalo Oyola Quiroga (Investigador, crítico literario), Graciela Falbo (escritora, docente), Viviana Abnur (poeta, docente), Juan Pastrello (diseñador gráfico), Matìas Fittipaldi (Lic. en Psicología), Luciano Esteban Lázaro (escritor), Ana Messina (actriz, docente teatral), Mayte Pardo Marti (docente jubilada), Jorge Ignacio Areta (artista, guardavidas), Anabella Di Pego (docente, investigadora), Antonio Camou, Valeria Lacerra (docente), Mario Rentaría (Dr. en Física, Docente-Investigador), Susana Olave (Trabajadora Social), Marisa Montes, Florencia Alonso (Estudiante Universitaria), Manuela Montalvo (creadora y docente en danza), Elena Beatriz Núñez (arquitecta), Samanta Rodríguez (docente), Jordana Hedí (actriz y docente), Susana Grau (docente jubilada de Ensenada), Zulema Bischoff (docente jubilada de Ensenada), Maximina Fueyo (docente jubilada de Ensenada), Maria Emilia Rodríguez (empleada), Germana Martin (docente, poeta), Maria Cecilia Rita Villegas (abogada, operadora psico-social), Stella Soria, Malena Botto (docente), Leopoldo Dameno (Profesor Fac. Bellas Artes), Mariano Biagiola, Ariel Percara (peluquero), Alejandra Szir, María Florencia Ferrari (preceptora), Guadita Rodríguez, Enrique Schmukler (periodista, docente universitario), Mario Arteca (escritor y periodista), Juan M. Gonzalez Moras (poeta, abogado), Laura Colagreco (empleada), Mercedes Sanabria Flores (bailarina, profesora de danza contemporánea), Silvia Serrichio (Licenciada en Obstetricia Hospital Ricardo Gutierrez La Plata), Maria de los Ángeles Andolfo (Lic. en Antropología), Agrupación de Graduados CONSTRUCCIÓN (Facultad de Ciencias Naturales y Museo, UNLP), Norma I. Cepeda (Estudiante de Abogacía), Rocio Vanesa Duarte (Licenciada en Comunicación Social), Andrea Iriart Urruty, Azucena Racosta (periodista), Susana Cella (escritora, docente), Bernabé Malacalza, Alicia Uriondo (Lic. Letras, escritora), Ricardo Daniel Piña (poeta), Nani Fernández, Diana Poblet (escritora), Eduardo D’argenio (periodista), Ana María Bonfigli, Carlos Splausky (poeta), Pablo Roesler (periodista), Maria Lorena Rios (arquitecta), Maria Delia Bueno, Rubén Derlis (poeta), Fernando Alfón (docente, escritor), Marta Macias (poeta), Juliana Marmoni (empleada), Andrés Szychowski (psicólogo y docente), Antonio Daniel Fenoy (Docente, coordinador del Colectivo de Teología de la Liberación "Pichi Meisegeier"), Alberto Vicente Florio (Asesor Docente, educación en Contextos de Encierro), Corina De Salvo (Instructora Judicial fuero penal La Plata), Catalina Oliva (escenográfa, vestuarista), Néstor Tellechea (poeta), Hilda Páz (artista plástica), Isabel de Gracia (abogada, escritora), Marta Vedio (abogada de Derechos Humanos), Jorge Isaías (escritor), Osvaldo Enrique Ballina (poeta), Leandro Andrini ((Dr. en Física; Docente Universitario; Investigador), Verónica González (Profesora de Yoga), Cristina Ferrero (Dra. en Química; Docente Universitaria; Investigadora), Mariana Antonieta (Bióloga, Becaria CONICET, Docente UNLP), Daniel Eduardo Gutiérrez (Lic. en Filosofía), Eva De Bartola (correctora), Macarena Boccia (estudiante), Juan Tapia (Juez de Garantías Mar del Plata, docente UNMdP), Maria Fernanda Mestrin (defensora pública Lomas de Zamora), Silvia S. Gonzalez (Juez de Lomas de Zamora), Yanina J. Invernizio (Defensora Oficial Lomas de Zamora), Juan Carlos Wlasic (Docente universitario, miembro APDH-Mar del Plata), Lautaro Colautti (poeta), Rafael Alberto Vásquez (poeta), Marcela Alejandra Piñero (Defensora oficial Lomas de Zamora), Antonio Silvio Palmitano (docente), Virginia Ilariucci (periodista), Carmen Sara Arrarás Tiscornia (Educadora Popular, La Plata), Alejandro Meitin Arista (Abogado, presidente de la fundación Ala Plástica), Noemí Vizgarra Daniela, Ana María Wagner, Lucia Guadalupe Centurion Wagner, Alejandra Cortese, Ana Clara Centurion Wagner, Laura Molina (informática, artista), Magdalena Pérez Balbi (docente FBA, UNLP), María Zulema Villa, Juan Lima (poeta e ilustrador), Daniel Badenes (periodista, docente), Gwenn Joyaux (realizadora audiovisual), Pablo Clavijo (músico, integrante del grupo Karamelo Santo), Ana Cecilia Adjiman (artista visual y docente), Susana Siveau (poeta), Eliana Drajer (docente, comunicadora, poeta), Marina Féliz (docente), Mariana Relli Ugartamendía (docente UNLP), Daniela Ianivelli (periodista), María de los Ángeles de Rueda (docente investigadora Facultad Bellas Artes UNLP), Paula Tomassoni (docente), Dulce María Pallero (Operadora Comunitaria, cantante, escritora), Juan Pablo Banfi (Estudiante de Psicología, Acompañante Terapéutico), Vladimir Jantus Castelli (poeta), 

y siguen las firmas…


NOTAS RELACIONADAS






Adhesiones:

Asunto: ADHIERO
Nombre y apellido, actividad

Agradecemos difusión.

jueves, 11 de abril de 2013

Marjan Strojan, el tiempo es ese algo allí afuera




EL TIEMPO

Viene hasta nosotros desde las Azores y el Golfo de Vizcaya.
Los cormoranes y los portugueses, de no poder jactarse
de algo mejor, podrían retenerlo para sí, pero el tiempo es
como es, y se alegran de que siga de largo. Nos envían
frentes que se aligeran sobre los Alpes y quedan suspendidos
sobre nuestras cabezas en forma de nube que llora y luna mojada
de mediodía. Se suceden los veranos tórridos,
les siguen monzones de epidemias, las tormentas eléctricas centellean,
silban las sequías, crujen las heladas y la escarcha. Los meses sin “r”
instauran nuevos records de calor y, como lo dicho, los demás
tampoco son gran cosa. Tenemos inundaciones y caen piedras
grandes como huevos, aunque esto no pasa a diario y es poco,
comparado a lo que ocurre en otras partes. En general, nos tocan
estrellas bonancibles e inviernos cortos, aún cuando quisiéramos otra cosa...

El tiempo es ese algo allí afuera, del que sabemos
cómo es y qué pronostica y al que no necesariamente
observamos. Por otro lado, quienes a menudo menos observan
son los meteorólogos; cuando cambia, no son capaces de
adivinar lo que viene, ni de miércoles a viernes. En la sección
estado del tiempo las tormentas son perturbaciones atmosféricas,
el pronóstico presagios; las frases precipitaciones aisladas o
parcialmente nublado pueden significar cualquier cosa.
Los meteorólogos en bonitos trajes cuentan anécdotas,
que la ciencia explica de manera acertada siempre.
Es decir, si yerra, esperas un poco. Pero los frentes son lo que son,
no gustan de bromas, se odian hasta el fondo del alma, se devoran entre sí,
fanáticos, retorcidos, presos del juego superior de los ciclones, blancos y azules
extendidos sobre el Atlántico. Desde las islas de Cabo Verde hasta Groenlandia,

desde Irlanda hasta los Urales, giran según modelos matemáticos,
que son lo más hermoso del mundo pero que, aunque funcionan solo
a largo plazo, lo hacen a conciencia. Tras ellos se arrastran largos períodos
de tedio, una mañana igual a otra, cada día igual a la piedra detrás de la puerta,
noches sin sueños. La gente se cuelga, salta, se encierra en los garajes; las desgracias se suceden
y cada vez nos va peor. No digo que por el tiempo, si bien de alguna manera siempre está presente.
Sospechamos que todo el tiempo está tramando algo y que no tiene buenas intenciones,
pero si no son buenas, cómo son?
Además, imaginaos la laguna de Venecia, que como un mar de medusas
se mece hasta el borde del Carso, sobre la plaza de Tartini y
sobre la plaza de San Marcos, a la que transformaron en acuario y donde
bajo toneladas de agua florecen, sobre el fondo cubierto de algas, 
las mesas y las sillas de las cafeterías, la loggia y la entrada al Campanile...

En una de las mesas está el Hemingway de la novela
Adiós a las armas, en otras Thomas Mann, Wagner,
Mahler, Puccini, Henry James, Ruskin, el romanticismo europeo,
el Balet ruso, Joyce, Nietzsche, Chejov,
Izidor Cankar y otros como ellos. Si parece muy difícil,
adjunto un mapa, en el que la tierra compitiendo con la arena
va perdiendo con la velocidad de un Portugal al año.
Es más fácil imaginar aquello que no es. Lo que es,
ya no es posible de imaginar. Uno esperaría tiendas vacías
y filas ante los bancos, pero esto no sucede;
la oferta en los puestos es igual de maravillosa que
el tiempo sobre ellos. Cerezas navideñas, granadas,
maracuyás, arándanos, fresas, berenjenas, tomates,
frescos todo el año, sin sabor, sin precio, pero más caros...

El tiempo sobre el Pacífico es un capítulo aparte.
En algún sitio tengo la foto de un volcán que se asoma entre la tormenta
como una escena de teatro de la oscuridad. Ante una cortina de llovizna
se ve la proa de mi bote, puesto de lado sobre las olas; tras él –sombras de copos de nieve y sol,
que ilumina la distancia entre las cosas y brinda,
por un instante, un espacio al contorno del volcán. Lo terrible
se conjuga con lo bello y quizás en ningún sitio lo cotidiano
esté tan colmado del fondo como en esta foto.
Por otro lado, me gusta caminar por el bosque con cualquier tiempo.
El gusto dulce de la lluvia deja sobre los labios un grano de sal –
símbolo del tiempo, del que me enamoré hace años.
También de las gotas, que por las ramas resinosas resbalan
hacia el brezo y el musgo, sobre las azules piedras en la unión
del bosque y la costa. No importando la estación del año siento,

en estas repeticiones, un hormigueo de verano en las piernas,
aunque los gansos sigan en el mismo sitio o se demoren
preparando la partida hasta la cercana laguna. Desde siempre sé
de una pareja que nadaba tras el molino y que cada verano criaba
tres, cuatro crías (a una se la llevó la tormenta) que en verano
mostraban orondos bajo la cascada. El año pasado los encontraron
en el estanque a una hora a pie tras la montaña. Otros gansos vuelan
tan lejos como no lo hicieron jamás y los osos blancos y los
hombres enamorados, víctimas de calentamientos repentinos, se ahogan
en los sitios más insólitos. Los rompehielos, convertidos en bares,
juntan herrumbre entre los yates de los Grandes lagos y tras cinco mil
años los rusos abrieron el paso del noroeste. Los días también se mudan.
El verano temprano, mi estación preferida del año,
se despide presuroso; le queda solo algún día, y luego otro ninguno.

Nos abalanzamos tras los días, los perseguimos hacia arriba y
abajo del paralelo y tras los límites horarios, que a nuestra locura
responden con locuras de bíblicas magnitudes. Pero los días son
como las codornices, a las que nadie vio entre los pastizales,
hasta que su número decayó al límite crítico.
Simplemente dejaron de anidar en nuestros veranos. Jardines
de flores exóticas crecen bajo la nieve; alfombras de margaritas
brillan en los parques de Europa central a mediados de diciembre;
los turistas, como en Nápoles, en camisas estampadas ocupan 
las mesas de los cafés. Pienso que el azul del cielo será aún más azul
y los crepúsculos más escarlata todavía y que la belleza cada vez
más vehemente de estas escenas está relacionada con la desaparición
de los días; pero Adán y Eva, los únicos testigos humanos de la
declinación magnética y de la creación del tiempo, se quedarían sin palabras.



En: “El libro azul y otros poemas. Antología.” Libros de la talita dorada, 2012.
Traducción: Teresa Kores. Selección: Ana Cecilia Prenz Kopušar. 

Marjan Strojan (1949), poeta esloveno, traductor y periodista, estudió literatura comparada y filosofía en la Facultad de Filosofía en Lubiana. Trabajó como periodista en la sección eslovena de la BBC World Service en Londres y actualmente es redactor en los programas culturales y literarios de Radio Eslovenia. Tradujo al esloveno los Cuentos de Canterbury de Chaucer, Beowulf, poesía de Robert Frost y James Joyce y una Antología de poesía inglesa. Para la traducción de Beowulf y de El paraíso perdido de Milton recibió reconocimientos en su país. El poemario Barcos a vapor en la lluvia (1999) obtuvo el premio “Verónica” que otorga la ciudad de Celje (Eslovenia). Desde el 2009 es presidente de la sección eslovena del Pen Club Internacional. Es miembro honorario de la Universidad de Iowa y de la Baptist University de Hong Kong. Publicó las siguientes colecciones de poemas El tiempo, las piedras, las vacas (2010), Paisajes con sombra (2006), El día que me quieras (2003), Barcos a vapor en la lluvia (1999), Pequeños insomnios (1991), Viaje a la naturaleza (1990). 

miércoles, 10 de abril de 2013

Marjan Strojan, madera perfumada



MADERA PERFUMADA

Si lo ves desde arriba,
se inclina,

si lo miras de cerca,
crece.

Cuando no lo ves,
huele

más que
ambos.


En: “El libro azul y otros poemas. Antología.” Libros de la talita dorada, 2012.
Traducción: Teresa Kores. Selección: Ana Cecilia Prenz Kopušar. 

Marjan Strojan (Eslovenia, 1949). Poeta, traductor y periodista.

y sonarán los tiros de la palabra, Gelman




NACIMIENTO DE LA POESÍA

La mañana sin sol de la ciudad,
la mañana cantora,
árboles conversando del otoño,
picapedreros tiroteando
sirenas, caras rápidas, ladridos,
me ve salir lleno de bruma
o de pájaros vivos del último setiembre
o de rumores del amor, crepúsculos y pianos
o de todo lo que habrá de morir como si fuera nada
ya que el otoño partirá el amor.
los pianos ladrarán con cara de setiembre,
la poesía pasará como un animal desconocido por la ciudad llena de bruma
y sonarán los tiros de la palabra, Gelman.



En: “Violín y otras cuestiones. El juego en que andamos. Velorio del solo. Gotán”. Ediciones Caldén, 1970.
Juan Gelman (Buenos Aires, 1930).

martes, 9 de abril de 2013

Juan Gelman, los poetas se mueren de vergüenza



EL FACTO Y LOS POETAS

Los poetas se mueren de vergüenza,
ningún decreto los prohíbe,
ninguna radio los calumnia,
los poetas se mueren de vergüenza.

Alguna vez, de noche,
se ve pasar a un poeta con camello,
ubro de péstalos con crama espaminostas,
lástima, lástima, dicen las vecinas,
porque era un buen muchacho.

Muchos de ellos se encuentran sin cojones
en el momento culminante del cariño:
no es problema, se escriben un versito
pa' la posteridá.



En: “Violín y otras cuestiones. El juego en que andamos. Velorio del solo. Gotán”. Ediciones Caldén, 1970.
Juan Gelman (Buenos Aires, 1930).

Max Jacob, oración



ORACIÓN

Permitid, Señor, un
poco de lujuria en este
mundo.
Permitid que el roce de
los labios sea caliente
levadura,
permitid que las
pupilas de luto del
deseo se hundan en el
pozo de otros ojos,
permitid que la mano
del osado amante
palpe la sangre ajena
estremecida.
Dejad hervir las entrañas
de los machos sobre la
piel desnuda,
dejad el juego de los
adolescentes labios
bucear en los senos de
los lirios,
dejad las vírgenes con
su secreto fuego
ardiendo en piras
escondidas,
dejad los muslos de los
verdes tallos
mezclarse en llamas
de tacto, en apretadas
lianas de caricias.
Que el rubor se
desnude enteramente
y la escultura
surja de tactos y
torrentes,
que los zumos de los
ojos exprimidos y de
brazos,
mane de fuentes
secretas y de labios.
Permitidlo, Señor, que
ya sufren sus penas
los humanos,
que ya, bastante, la
carga duró sobre sus
hombros.



Max Jacob (Quimper, Bretaña, 11 de julio de 1876 - 
Campo de concentración de Drancy, 5 de marzo de 1944). 
Traducción: Carlos Morales. 
Ilustración: "Max Jacob" , ca. 1916-1917 por Amedeo Modigliani (Italia, 1884-1920).

lunes, 1 de abril de 2013

Charly García, en estos días que están pasando



EL DÍA QUE APAGARON LA LUZ

En estos días que están pasando
ya sé muy bien que vos me estás buscando
quiero saber lo que hicimos
el día que apagaron la luz

Con esa música que hay ahora
entiendo bien porqué estás tan sola
paralizando la tierra
el día que apagaron la luz

No podés ver que ya me pertenecés
yo quiero ver casi todo lo que hacés
por eso

llegará el día en que estemos juntos
haciendo todo para este mundo
paralizando la tierra
el día que apagaron la luz (say no more)

No podés ver que ya me pertenecés
yo puedo ver casi todo lo que hacés
por eso

ya llegará el día en que estemos juntos
haciendo todo para este mundo
paralizando la tierra
el día que apagaron la luz

Paralizando la tierra
el día que apagaron la luz
Paralizando la tierra
el día que apagaron la luz
el día que apagaron la luz

el día, el día, el día…
El día que apagaron la luz

Del CD “Sinfonías para adolescentes”, Sui Generis, 2000.
Charly García (Buenos Aires, 23 de octubre de 1951).




Ramón D. Tarruella, cobijado, a puro mate



IX

Cuando Roberto recibió el mate, el correspondiente al primero de la segunda ronda, consideró a la sonrisa que portaba Silvana como pública y propia, fatigada pero combativa aún, gobernada por una mujer acostumbrada a las adversidades y los rechazos, las mudanzas, las inundaciones, y por eso, Roberto se sintió fuerte, cobijado, a puro mate.




En: “Allá, arriba, la ciudad”, Editorial de la Municipalidad de Córdoba, 2009. 
Novela breve.
Ramón D. Tarruella (Quilmes, 1973). Vive en La Plata.