viernes, 3 de julio de 2009

Héctor Berenguer: El grillo en la cocina y otros poemas


__
INVIERNO


Cada día
una palabra en el gran silencio.
Ninguna luz
arde fuera de su lámpara.
Viejos caminos
se funden en la nieve.
En la ventana
enorme nube carmesí.

(De: “Marcas de agua”, Rosario, Ediciones La Cachimba, 2001)


__
CANCIÓN ANTIGUA DEL YANG-TZÉ


Seda amarilla la espuma
quiebra los cabellos de los esbeltos juncos
reflejos de laca azul enloquecen el agua
cada mil lunas desborda el Yang-Tzé.
China es efímera, el Yang-Tzé eterno.
Grandes virtudes transforman la tierra
pequeños diques,
estrechos canales entre los arrozales,
hacen del pequeño hombre un héroe innoble.
Todo lo arrasa el Yang-Tzé
a sordos golpes de tambor aguas hambrientas
flautas agudas entre las rompientes,
China es efímera el Yang-Tzé es eterno
grandes oriflamas de letras al viento
rogativas y apelaciones.
Ten bondad dios de las aguas
nunca traspases nuestro umbral
los niños se revuelcan en el lodo
con cerdos blancos
y patos azules.
En la vieja pagoda
Buda sonríe
impasible ante el Yang-Tzé,
palabras dijo que ya nadie entiende.
Todo se confunde,
la vida tiene hambre de la vida.
El bien supremo es el no-ser,
el gran olvido.
Efímera China, Yang-Tzé eterno.

(De: “Marcas de agua”, Rosario, Ediciones La Cachimba, 2001)


__
EL GRILLO EN LA COCINA


El que se sumerge en sombras
hace su propio canto.
Arenita roja en el ojo de dios
o lo que él quiere que sea dios.
La felicidad no es hija del cielo
ni de la tierra
sino del hombre, dice su canto.
Afuera está el mundo
y la fiesta de los otros.
Yo que vengo de todo mal
digo esto:
canto antes que amanezca,
la vida obliga a romper el discurso
y a vender por nada
las reliquias,
porque ya nada sé
y si alguna vez supe algo
lo he olvidado todo.

(De: “Entre la nada y el asombro”, Santa Fe, Editorial Linguafranca, 2007)


__
MAÑANA DE OCTUBRE


¿Quién levantó mi cuerpo
esta mañana?

Lo sostuvo de la nada
contra la gravedad
como se yergue un árbol
de la tierra.

Alguien sin nombre
anduvo por allí,
por estas calles
tocando el cielo con mis manos,

abrió el abismo
como una puerta compartida,
entonces supe
que estuve cerca
de haberme conocido.

(De: “Entre la nada y el asombro”, Santa Fe, Editorial Linguafranca, 2007)


__
Héctor Berenguer nació en Rosario, Argentina, en 1948. Durante la década del 60 incursionó en distintas revistas y publicaciones: “Grupo Literario 5”, “Runa”, entre otras. En los años 70, durante la dictadura, compartió una experiencia de vida comunitaria rural dedicado al estudio y al trabajo. Ha colaborado con periódicos y revistas especializados, de los cuales han sido recopilados textos de investigación sobre poesía china con el nombre “Tinta China” y “El poeta sofista” (consideraciones sobre la poesía). De su producción reciente en antologías: “Café con letras” (Editorial Municipal de Rosario), “Poetas de Rosario: desde la otra orilla” (Ayuntamiento de Granada, Editorial Granada literaria, 2004), entre otras. Como gestor cultural ha desarrollado una amplia tarea entre las cuales cabe destacar: “Hermanamiento poético Granada-Rosario” (con el poeta granadino Pedro Enríquez, coordina el ciclo “Poesía en el Círculo” en el Teatro El Círculo de la ciudad de Rosario desde hace doce años y de la denominada “Semana de las Letras y la Lectura (encuentro internacional y nacional de poesía)".
__
Foto: Héctor Berenguer.
__
Selección de textos: Gustavo Caso Rosendi.
_

1 comentario:

clara dijo...

Este señor escritor tan venerable dice que mi blog es porquería y se anota en todos. Causa indignación la suerte que tienen en publicarlo. Ya lo había descartado después de sus improperios,pero las justas razones que tienen otros en publicarlo al tal serán de su antojo.