miércoles, 6 de mayo de 2020

THEODORE ROETHKE Mientras danzamos, danzamos, danzamos



EL DIAMANTE

El pensamiento no puede triturarse.
La gran maza se abate en vano.
La verdad no se desmembra nunca;
Su armazón permanece.

Los dientes de entrelazados engranajes
Giran lentamente en la noche,
Pero la verdadera sustancia resiste
Al peso del martillo.

La presión no puede romper
Un centro tan congelado;
La herramienta no arranca ni una astilla,
El núcleo queda sellado.

                        THE ADAMANT
                        Thought does not crush to stone.
                        The great sledge drops in vain.
                        Truth never is undone;
                        Its shafts remain.
                       
                        The teeth of knitted gears
                        Turn slowly through the night,
                        But the true substance bears
                        The hammer’s weight.
                       
                        Compression cannot break
                        A center so congealed;
                        The tool can chip no flake:
                        The core lies sealed.


NIÑO SOBRE EL TECHO DE UN INVERNÁCULO

¡El viento hinchando los fondillos de mis pantalones,
Mis pies haciendo crujir astillas de vidrio y masilla seca,
Los crisantemos a medio crecer mirando hacia arriba como acusadores,
A través del vidrio estriado, fulgurando al sol,
Unas pocas nubes blancas agolpándose hacia el este,
Una hilera de olmos embistiendo y corcoveando como caballos,
Y todos, todos señalando hacia arriba y gritando!

                        CHILD ON TOP OF A GREENHOUSE
                        The wind billowing out the seat of my britches,
                        My feet crackling splinters of glass and dried putty,
                        The half-grown chrysanthemums staring up like accusers,
                        Up through the streaked glass, flashing with sunlight,
                        A few white clouds all rushing eastward,
                        A line of elms plunging and tossing like horses,
                        And everyone, everyone pointing up and shouting!


VACIADERO DE FLORES

Cañas brillantes como escorias,
Tallos como babosas,
Enteras camadas de flores arrojadas en montón,
Claveles, verbenas, cosmos,
Abono, malezas, hojas muertas,
Raíces desventradas,
Con venas descoloridas
Entrelazadas como finos cabellos,
Cada masa con la forma de un tiesto,
Todo fláccido
Salvo un tulipán en la cumbre,
Una cabeza jactanciosa
Sobre lo agonizante, lo recién muerto.

                        FLOWER DUMP
                        Cannas shiny as slag,
                        Slug-soft stems,
                        Whole beds of bloom pitched on a pile,
                        Carnations, verbenas, cosmos,
                        Molds, weeds, dead leaves,
                        Turned-over roots
                        With leached veins
                        Twined like fine hair,
                        Each clump in the shape of a pot;
                        Everything limp
                        But one tulip on top,
                        One swaggering head
                        Over the dying, the newly dead.


EL VALS DE MI PAPÁ

El whiskey de tu aliento
Podía aturdir a un niño;
Pero yo me colgaba como muerto:
Valsear así no era fácil.

Jugueteábamos hasta que las ollas
Resbalaban de la repisa de la cocina,
Mi madre no conseguía
Desarrugar el ceño.

La mano que me tomaba de la muñeca
Tenía un nudillo lastimado;
En cada paso que equivocabas
Una hebilla me arañaba la oreja derecha.

Marcabas el tiempo sobre mi cabeza
Con una palma encostrada de mugre,
Luego valseando me llevabas a la cama
Todavía pegado a tu camisa.

                        MY PAPA'S WALTZ
                        The whiskey on your breath   
                        Could make a small boy dizzy;   
                        But I hung on like death:   
                        Such waltzing was not easy.
                       
                        We romped until the pans   
                        Slid from the kitchen shelf;   
                        My mother’s countenance   
                        Could not unfrown itself.
                       
                        The hand that held my wrist   
                        Was battered on one knuckle;   
                        At every step you missed
                        My right ear scraped a buckle.

                        You beat time on my head   
                        With a palm caked hard by dirt,   
                        Then waltzed me off to bed   
                        Still clinging to your shirt.


ALGUIEN DE RESPIRAR LEVE

El espíritu se mueve,
Sin embargo permanece:
Vibra como vibra una flor,
Todavía húmeda de su capullo,
Abriéndose lentamente,
Girando en la luz con sus zarcillos;
Juega como juega un pescadito,
Enredado con una muelle hierba, balanceándose,
Bullir de colas, avanzando dentro y fuera de la corriente,
Lábiles sus sombras, un dedo acuático;
Se mueve, como el caracol,
Silencioso hacia adentro,
Abrazando y tomando lo que lo rodea,
Nunca ansiando alejarse,
No temeroso de sí mismo,
Música encapuchada,
Una cosa pequeña,
Cantando.

                        A LIGHT BREATHER
                        The spirit moves,
                        Yet stays:
                        Stirs as a blossom stirs,
                        Still wet from its bud-sheath,
                        Slowly unfolding,
                        Turning in the light with its tendrils;
                        Plays as a minnow plays,
                        Tethered to a limp weed, swinging,
                        Tail around, nosing in and out of the current,
                        Its shadows loose, a water finger;
                        Moves, like the snail,
                        Still inward,
                        Taking and embracing its surroundings,
                        Never wishing itself away,
                        Unafraid of what it is,
                        A music in a hood,
                        A small thing,
                        Singing.


EL DESPERTAR

Me despierto para dormir, y retardo mi despertar.
Siento mi destino en lo que no puedo temer.
Yendo aprendo dónde debo ir.

Pensamos sintiendo. ¿Qué hay allí para conocer?
escucho a mi ser danzar de un oído al otro.
Me despierto para dormir, y retardo mi despertar.

De entre aquellos tan cercanos a mí, ¿quién eres tú?
¡Dios bendiga el Suelo! Andaré con suavidad allí,
Y yendo aprenderé dónde debo ir.

La luz toma el Árbol; ¿pero quién puede decirnos cómo?
El humilde gusano sube por una escalera de caracol;
Me despierto para dormir, y retardo mi despertar.

La gran Naturaleza tiene otra cosa que hacer
De ti y de mí; toma entonces el aire vivaz,
Y yendo aprende, bella, dónde ir.

Ese temblor me conserva firme. Debería saberlo.
Lo que decae está siempre.
Y cercano.
Me despierto para dormer, y retardo mi despertar.
Yendo aprendo dónde debo ir. 

                        THE WAKING
                        I wake to sleep, and take my waking slow.   
                        I feel my fate in what I cannot fear.   
                        I learn by going where I have to go.
                       
                        We think by feeling. What is there to know?   
                        I hear my being dance from ear to ear.   
                        I wake to sleep, and take my waking slow.
                       
                        Of those so close beside me, which are you?   
                        God bless the Ground!   I shall walk softly there,   
                        And learn by going where I have to go.
                       
                        Light takes the Tree; but who can tell us how?   
                        The lowly worm climbs up a winding stair;   
                        I wake to sleep, and take my waking slow.
                       
                        Great Nature has another thing to do   
                        To you and me; so take the lively air,   
                        And, lovely, learn by going where to go.
                       
                        This shaking keeps me steady. I should know.   
                        What falls away is always. And is near.   
                        I wake to sleep, and take my waking slow.   
                        I learn by going where I have to go.


SERPIENTE

Vi una joven serpiente deslizarse
Fuera de la abigarrada sombra,
Y colgarse, floja, de una piedra;
Una boca delgada, y una lengua,
Se detuvieron en el aire calmo.

Se volvió; salió de allí;
La sombra se plegó en dos;
Veloz, ya se había ido.

Sentí caldear mi perezosa sangre.
Anhelé ser esa cosa,
La pura, sensible forma.

Y podría serlo, alguna vez.

                        SNAKE
                        I saw a young snake glide
                        Out of the mottled shade
                        And hang, limp on a stone:
                        A thin mouth, and a tongue
                        Stayed, in the still air.
                       
                        It turned; it drew away;
                        Its shadow bent in half;
                        It quickened and was gone
                       
                        I felt my slow blood warm.
                        I longed to be that thing.
                        The pure, sensuous form.
                        And I may be, some time.


EL ASNO

Tuve un Asno que se portaba muy bien,
Pero siempre quería remontar mi Cometa;
Cada vez que se lo permitía el Hilo se cortaba.
Tu Asno se conduce mejor, espero.

                        THE DONKEY
                        I had a Donkey, that was all right,
                        But he always wanted to fly my Kite;
                        Every time I let him, the String would bust.
                        Your Donkey is better behaved, I trust.


EL CIELO RASO

¿Y si el Cielo Raso saliera
Y tomase Frío y al Instante Muriese?
La sola Cosa que tendríamos como Prueba
De que se fue sería el Tejado;
Pero pienso que la Mayor Revelación
Consistiría en descubrir cómo se siente el Cielo Raso.

                        THE CEILING
                        Suppose the Ceiling went Outside
                        And them caught Cold and Up and Died?
                        The only Thing we'd have for Proof
                        That he was Gone, would be the Roof;
                        I think it would be Most Revealing
                        To find out how the Ceiling's Feeling.


EL HIPOPÓTAMO

¿Qué le falta, la Cabeza o la Cola?
¡Creo que es su Adelante lo que retrocede!
Vive de Zanahorias, Puerros y Heno;
Para bostezar necesita un Día Entero…

A veces pienso que viviré así.

                        THE HIPPO
                        A Head or Tail -which does he lack?
                        I think his Forward’s coming back!
                        He lives on Carrots, Leeks and Hay;
                        He starts to yawn –it takes All Day-
                       
                        Some time I think I’ll live that way.


LA DECISIÓN

         I

¿Qué hace temblar el ojo sino lo invisible?
Escapar de Dios es la carrera más larga.
De joven era perseguido por un pájaro
–La avefría es lenta para abandonar su canto–,
No conseguía arrancarme de la mente aquel sonido,
El soñoliento rumor de hojas en un viento ligero.


         II

¡Alzarse o caer, la disciplina es una!
¡La línea del horizonte se agudiza!
¿Cuál es el camino?, le grito al pavoroso negro,
Las brasas a mi espalda, la inestable sombra.
¿Cuál es el camino?, pregunto, y me dispongo a andar
Como un hombre que enfrenta la llegada de la nieve.

                        THE DECISION
                        I
                        What shakes the eye but the invisible?
                        Running from God’s the longest race of all.
                        A bird kept haunting me when I was young–
                        The phoebe’s slow retreating from its song,
                        Not could I put that sound out of my mind,
                        The sleepy sound of leaves in a light wind.
                       
                        II
                        Rising or falling’s all one discipline!
                        The line of my horizon’s growing thin!
                        Which is the way? I cry to the dread black,
                        The shifting shade, the cinders at my back.
                       
Which is the way? I ask, and turn to go,
                        As a man turns to face on-coming snow.


UNA VEZ MÁS LO CIRCULAR

¿Qué es más grande, Guijarro o Laguna?
¿Qué podemos conocer? Lo Desconocido.
Mi yo verdadero corre hacia una Colina
¡Más! ¡Oh Más! visible.

Glorifico mi vida, ahora,
Con el Pájaro, la Hoja que perdura,
Con el Pez, el Caracol que busca,
Y el Ojo que todo transforma;
Y danzo con William Blake
Por amor, por amor de Amor solamente;

Y cada cosa retorna a Uno,
Mientras danzamos, danzamos, danzamos.

                        ONCE MORE, THE ROUND
                        What’s greater, Pebble or Pond?
                       
What can be known? The Unknown.
                        My true self runs toward a Hill
                        More! O More! visible.
                       
                        Now I adore my life
                        With the Bird, the abiding Leaf,
                        With the Fish, the questing Snail,
                        And the Eye altering all;
                        And I dance with William Blake
                        For love, for Love’s sake;
                       
                        And everything comes to One,
                        As we dance on, dance on, dance on.

 
            En Poemas, edición bilingüe, versión y prólogo de Alberto Girri, Editorial Fraterna, S.A., Buenos Aires, 1979
            Theodore Roethke (Nueva York, EEUU, 25 de mayo de 1908 - 1 de agosto de 1963)
            Foto: Jmp

lunes, 4 de mayo de 2020

MARÍA JOSÉ FERRADA Casas que caben en la palma de una mano



PÁJARO UNO


         Pájaro Uno construyó su casa con ramas. Una, otra y otra, amarradas con hilos de luz. Observó: el sol es redondo, la luna es redonda y así, tejió. Piu, piu. Piu, piu. Piu, piu, Pájaro Uno despierta, cada mañana, a la ciudad de hojas. Sube al cielo, sigue a una nube. Piu, piu. Piu, piu. Piu, piu. Busca gusano y semilla. Piu, piu. Piu, piu. Piu, piu, canta.


PAJARO DOS


         Pájaro Dos le pidió al carpintero que por favor le construyera una casa.
         El carpintero, agradecido como estaba de su canto, tomó unos trozos de madera y se puso manos a la obra. En una mañana–equivalentes a un año entero para un pájaro– la casa estuvo lista.
         Pájaro Dos entró, ayudado por la mano del carpintero y permaneció un buen rato observando como el sol entraba por los agujeros y se multiplicaba.
        Tardó los dos años siguientes –dos mañana humanas– en construir un jardín de interior en la habitación principal: hierba, arbustos, flores blancas.



MADHUR ROY


         Madhur Roy tuvo la idea la mañana del 30 de septiembre de 1993, tras el terremoto de Latur que sacudió –como si de un tigre atrapado en las placas subterráneas se hubiera tratado– la zona de Maharashtra en el oeste de la India: una casa antisísmica, adherida al suelo (y al cielo) por un tejido de fibra de castaño. Eso sí, para no tener problemas de autoría con el más allá, se preocupó de dejar claro que la inspiración la había tomado directamente del Khata Upanishad, primer mantra, canto VI: “el Árbol de la Eternidad tiene sus raíces en los cielos, y sus ramas se adentran en lo profundo de la tierra”.


TOSHIMA-KU 45


         La idea de escribir la biografía de Toshima-Ku 45 fue de Mary, la conserje. Cada departamento se encarga de escribir una página, que a su vez corresponde a un día en la vida del edificio. Hijas que visitan a sus madres, llamadas de parientes lejanos, estrenos de programas de televisión o días en los que simplemente no pasa nada. El compromiso es que cada uno escriba su página con absoluta sinceridad. Cuando lleguen a la página 365 enviarán la obra al Concurso de Novelas de Edificios: La Vida Instrucciones de Uso que por quinto año consecutivo se celebra en París. Faltan algunos meses para que terminen el manuscrito pero ya tienen el título: “Toshima-Ku 45”, una novela real.


ABA BADOE


         A Aba Badoe se lo explicó su abuela: “una casa debe ser lo suficientemente grande como para cubrir tu cuerpo y lo suficientemente liviana como para que puedas llevarla contigo”. Y Aba Badoe estaba imaginando con qué material se podría construir una casa como esa (junco/tela de paraguas) cuando la abuela la interrumpió para decir algo sobre la lluvia que amenazaba con caer sobre Madina. Se asomó a la ventana –las calles comenzaban a inundarse– y reconoció los sonidos de su niñez: lluvia y la voz de la abuela saltando de un tema a otro, con la velocidad Anansi, señor de las arañas e hijo de Nyame, dios de las tempestades.


TAKAKO TAWADA


         Takako Tawada recorrió toda la región de Kansai para encontrar un buen lugar donde vivir. Tras años de búsqueda, nadie pudo entender que finalmente se decidiera por un departamento en un edificio corriente de Minato-ku, en Osaka. Pero ella sí: el edificio tiene una ventana y por la ventana se ven las estrellas.


TOSHIO HIRAOKA


         Toshio Hiraoka es especialista en la construcción de casas que caben en la palma de una mano y maestro de Irina Popov (inventora de habitaciones para albergar el vacío.) Su día comienza a las cinco de la mañana con la lectura de una página del Ensayo acerca de la construcción de jardines de Tachibana Toshitsuna y sigue con una caminata que tiene por objetivo la recolección de materiales.
         “Las vetas de las paredes, para las que uso madera o piedra, representan los paisajes que recorro, siguiendo los principios del shakkei o escenario prestado. En la disposición de las habitaciones no busco seguir un orden, sino el requerimiento original de la roca y la madera. Se trata de comprender los puntos interesantes de los paisajes donde esos materiales fueron encontrados y luego, recrear las escenas de manera interpretativa, no estricta”.
         Irina Popov lo escucha y toma apuntes en su libreta, haciendo sus propias interpretaciones: “las casas del maestro Hiraoka son un microcosmos. Piedras y trozos de madera que nos hablan de la forma en que los paisajes de la mente reflejan la realidad (hay espacios –habitaciones vacías, habitaciones que imitan hojas de cedro– en los que esa realidad se contorsiona)”.



LAURA SÁNCHEZ


         La casa de Laura Sánchez –veterinaria especialista en felinos– de vez en cuando cambiaba de lugar. Notaba que el traslado comenzaba cuando el paisaje que veía por la ventanas se movía, como si fuera un documental de Sir David Attenborough (su preferido era The Song of the Earth).
         Al principio Laura Sánchez se preocupaba –una nueva ciudad significa aprender desde direcciones de supermercado a nombres de animales nativos–, pero con los años se había ido acostumbrando. Lo que más le gustaba era que cuando llegaba a su destino los vecinos se asomaban a recibirla con carteles blancos que en letras azules decían: “Te esperábamos”; “Que tengas una feliz estadía”; “Bienvenida, Laura”.



CHRISTOPH MEYER


         Que Christohp Meyer nunca confesara su amor a Irina Popov no significó que ese amor dejara de existir, adoptando extrañas formas que con el tiempo se resumieron en una sola: melancolía. Fue por eso que Christohp Meyer, arquitecto y experto en bioclimática, construyó una casa –entramado de tuberías y frascos de vidrio– donde pudieran vivir cómodamente él y sus lágrimas. Él y la imagen de un conjunto de casas vacías. Él y el recuerdo de Irina Popov.



“Casas” es una serie de relatos brevísimos, ilustrados por Pep Carrió. O como ellos lo explican: “Un diálogo de texto e imagen sobre las distintas formas de habitar el confinamiento.”
María José Ferrada (Temuco, Chile, 14 de febrero de 1977). Periodista y escritora. Foto: Jmp

viernes, 24 de abril de 2020

ALDO LUIS NOVELLI Hace tiempo que no escribo




Rock del desierto

EL REPULGUE ES EL POEMA DEL EMPANADERO

me senté en una mesa en la vereda
pedí cuatro empanadas
dos de vaca salvaje
y dos de roquefort
y un cuarto de tinto.
el flaco que atiende me dice:
'como anda poeta?'
con aire socarrón.
se acercan dos hombres con traje
empleados de banco seguramente
—poeta/ va a tener que ceder la mesa
ellos tienen saco y zapatos.
—compartimos si quieren
el flaco ríe/ ellos sonríen
y entran al local.
en la mesa de al lado
dos mujeres/ madre e hija
la madre me escudriña con la mirada
parece que le desagradan los poetas.
más allá una mesa con siete gitanos
hablan un argentino cerrado y difícil
gritan y ríen a viva voz/
vienen del hospital
están acompañando a su madrina.
'a estos no les interesa
un carajo la vieja
están al pie de la cama
porque si se va (hace un gesto de muerte)
ahí mismo arreglan la herencia'
dice el muchacho que atiende/ hijo del dueño.
una paloma confianzuda se acerca
a buscar bordes de empanadas.
por la vereda pasa una muchacha
baja la vista/ apura el paso
se siente cohibida ante el grupo gritón.
saco la libreta y escribo
'la calle es un hervidero de gestos humanos'
y muerdo una empanada.
parece una buena frase
para empezar un poema.


LAS VIÑAS

y desde aquí se ve el pueblo
la línea de tamariscos al fondo
las dunas movedizas de la costa
y el prodigioso mar hasta el horizonte

éste es un buen lugar hijo
aquí plantarás tu casa
y engendrarás tus hijos
nada podrá dañarlos
el mundo queda más allá
donde la mirada no llega
y sus manos sucias no te tocarán

luego bajaron el monte juntos
hablando de la tierra de las viñas
de las uvas rojas maduras por el sol.

y siguieron hablando por años
por el camino que llevaba a la casa
en la cima del monte
hasta que el viejo murió.

y aún así siguieron hablando
de los nuevos retoños brillando al sol
junto a los hijos del joven labriego
y los nuevos hijos de los hijos
y los hijos de los hijos de la tierra.


SOMOS HIJOS BASTARDOS DEL VIENTO

este sur es viento
puro viento soplando
desde los quintos infiernos
o desde el séptimo cielo
y te abraza de pies a cabeza/
mensajero del más allá
trae los gritos de los torturados
el olor nauseabundo de los sicarios
para que nos pongamos en guardia/
y otras veces trae
ojos iluminados de asombro
pájaros y dragones gritando libertades
el polen de flores silvestres
germinando en el asfalto caliente
de ésta "ciudad de tristes corazones"
y el aroma dulce
del cuerpo desnudo de ella.

allí viene ese culiao otra vez
a desordenar estos papeles
para que escriba sin esmero
este poema que se llevará el viento.


LA PALABRA

hace tiempo que no escribo
sobre el cuerpo desnudo de una mujer
como si fuera un remanso de agua dulce
o una luna atrapada en los fondos del baldío.

será que a esta altura
me copio a mí mismo?.

quiero liberarme de las formas
de los arquetipos del tropos uranus
pero hay un ejército a las puertas de mi ciudad
ciudad de viento
sitiada por las huestes de la realidad
que me obligan a regresar
al seno materno
a las tensiones familiares.

sueño un sueño que no existe
caballos de guerra bufan en mis ojos
hembras descomunales se desnudan
y floto en un espacio calmo
en un tiempo que no existe.

existirá mañana
este sueño hecho luz de realidad?

la realidad es un hecho inapresable
es un acto de la mirada
el árbol de la ventana
reverdece en septiembre
ese árbol esa ventana son la realidad?
esperar y saborear sus frutos jugosos
en la misma rama donde colgaron a un hombre
donde un pequeño pájaro rompió la cáscara de un huevo.

todo sucede a cierta distancia
el vaso que toma mi mano
la mujer que abre sus piernas

el líquido que discurre por mi interior
la leche que derramo en otro cuerpo.

y la palabra?
es real la palabra?
es más real que la cosa que intenta nombrar?.

la palabra
esa otra distancia
un sueño que busca al otro.

la palabra otro espejo
más espejo que la superficie pulida
que me refleja
que la palabra repetida que me nombra
la palabra que sabe de mí
no me conoce.

la palabra nonata
me vislumbra
busca una forma desconocida
un sueño nuevo
para reflejarme
en un sueño que no existe.


*

Retrato de los días de lluvia

DISTANTE

hay un momento en que todo se ve distante,
en realidad es ella la que está lejos, cerca de
mi cuerpo pero distante, es que ella representa
ese todo, pienso. la miro hacer cosas, ahora está
lavando las tazas de café, 'dejame hacerlo a mí',
le digo. 'no, está bien', me mira y sonríe. esa sonrisa es diferente,
algo hay en ella que le quita la plenitud de otras veces.
me quedo pensando...ella, yo, ¿qué es? ¿qué fue?,
no sé, ¿no lo sé?... lo siento en el cuerpo,
aunque otros digan que en realidad es el alma.
maldigo en silencio la situación, y dudo también de eso, 
no sé si maldecir eso que no reconozco,
o esta puta sensibilidad que no me deja en paz.


LE PETITE MORT

         llovió todo el día. una gotera en el techo se deslizó por la pared y formó una imagen de mujer. hace horas que la observo. es ella, tiene sus senos de agua mansa, sus caderas de fuego.

la lluvia era nuestro secreto amoroso, primero corríamos por la calle hasta empaparnos, luego regresábamos, nos desnudábamos y hacíamos rebullir el agua de nuestros cuerpos. después nos quedábamos viendo por la ventana los pinos lanzando agujas al cielo, hasta que caía algún cupido moribundo en medio del jardín.

ahora se desprende de la pared y viene hacia mí brumosa y sonriente y mis ojos llueven como aquellos días de dulce vendaval.


EL MIMO

         Me detuve maravillado en medio de la vía, cuando lo vi hacer gestos con las manos y mover los labios sin emitir sonido alguno.
Desde chico que me gustan los mimos, la paradoja que representa para un escritor esa ausencia de lenguaje, y aún así me emociona hasta las lágrimas.
Aunque no lo comprendía, estaba maravillado con su arte.
Hasta que finalmente comprendí su exacerbado histrionismo, fatalmente lo comprendí.


EL FINAL

         El tipo corrió y corrió sin detenerse, atravesó valles y sierras, lagos y mares, campos y ciudades y siguió corriendo, cruzó espacios desconocidos, asteroides y planetas, soles rojos y estrellas ilusorias, hasta detenerse en el borde.

         Miró hacia atrás, y extasiado observó el prodigioso infinito, giró la cabeza, por delante, el pasmoso abismo de la nada absoluta.
Sintió que era el final.

         Cerró el viejo cuaderno, apagó el velador, se levantó de la silla y se fue a dormir.




 
            En Rock del desierto, Ediciones De La Grieta, San Martín de los Andes, Neuquén, 2016; en Retrato de los días de lluvia, la cebolla de vidrio / La mano en la sed, Neuquén, 2017
            Aldo Luis Novelli (Nació en la ciudad de Neuquén, Argentina, en 1957). Poeta, cuentista, ensayista.      Coordina talleres de poesía y ejerce la crítica literaria
            Correo-e: novellister@gmail.com 
            Selección y foto: Jmp