miércoles, 25 de febrero de 2015

Juan Gelman, Sos como ese Buda de granito


COMO

Sos como ese Buda de granito que recibe en su plato la única ofrenda que un niño pudo hacerle: un puñado de polvo del camino.


DEUDAS

En el desgarro del espanto perfeccionás tu luz y me recuerdo.


DECIR

Viajes, rostros, tabaco crecedor, animales de puro talón, dedo apoyado en el espanto, el bien de los pañuelos, visitas de la nada, el espejito del saber, las mañanas del soplo infantil, el feto de la noche, tanto cordero atado al hilo, y paciencias, paciencias como fuego, y vos.
Vos.


CARTA

Extraña es el agua que nos junta, brasa extremada, cómo calcinado, entrega del no ser.


EL BALDÍO

Animal de baldío, memoria, comés pastos que no crecieron más.


LA FORMA

Alma que ahora pensás: decì por qué en amor la soledad es forma de la luz.


EL ESPEJO

Alma que solo ves un animal herido al fondo del espejo: cesa ya de jadear.



En: Salario del impío / Carta a mi madre, Página/12 – Sex Barral, 2012.
Salaríos del impío (París, Ginebra, México, Nueva York, 1984-1992).
Selección de textos: Jmp.

Juan Gelman (Buenos Aires, 1930 – México D. F., 2014). 

No hay comentarios: