miércoles, 30 de marzo de 2011

José Emilio Pacheco – La poesía anhelada es como un diario en donde no hay proyecto ni medida


A QUIEN PUEDA INTERESAR


Que otros hagan aún el gran poema,
los libros unitarios, las rotundas
obras que sean espejo de armonía.
A mí sólo me importa el testimonio
del momento inasible, las palabras
que dicta en su fluir el tiempo en vuelo.
La poesía anhelada es como un diario
en donde no hay proyecto ni medida.


MOSQUITOS


Nacen en los pantanos del insomnio.
Son negrura viscosa que aletea.
Diminutos vampiros, sublibélulas,
pegaditos de pica del demonio.

En “Tarde o temprano”, poemas 1958-2009, Fondo de Cultura Económica, 2009.

José Emilio Pacheco, Ciudad de México, 30 de junio de 1939
.

lunes, 28 de marzo de 2011

José Emilio Pacheco – Brizna de luz entre la noche cósmica en donde no hay respuesta


GOTA DE LLUVIA


Una gota de lluvia temblaba en la enredadera.
Toda la noche está en esa humedad sombría.

De repente la luna la ilumina.


LA GOTA


La gota es un modelo de concisión:
todo el universo
encerrado en un punto de agua.

La gota representa el diluvio y la sed.
Es el vasto Amazonas y el gran Océano.

La gota estuvo allí en el principio del mundo.
Es el espejo, el abismo,
la casa de la vida y la fluidez de la muerte.

Para abreviar, la gota está poblada de seres
que se combaten, se exterminan, se acoplan.
No pueden salir de ella,
gritan en vano.

Preguntan como todos:
¿de qué se trata,
hasta cuándo,
qué mal hicimos
para estar prisioneros de nuestra gota?

Y nadie escucha.
Sombra y silencio en torno de la gota,
brizna de luz entre la noche cósmica
en donde no hay respuesta.

En “Tarde o temprano”, poemas 1958-2009, Fondo de Cultura Económica, 2009.

José Emilio Pacheco, Ciudad de México, 30 de junio de 1939
.

domingo, 27 de marzo de 2011

José Emilio Pacheco – La muchacha desnuda toma el sol


LLUVIA DE SOL


La muchacha desnuda toma el sol,
se vuelve su fuego.
Y a mediodía, bajo el rumor de las frondas,
se hace toda de luz la amarga tierra.


CAVERNA


Es verdad que los muertos tampoco duran.
Ni siquiera la muerte permanece.
Todo vuelve a ser polvo.

Pero esta cueva preservó su entierro.
Aquí están alineados
cada uno con su ofrenda,
los huesos dueños de una historia secreta.

Aquí sabemos a qué sabe la muerte.
Aquí sabemos lo que sabe la muerte.
La piedra le dio vida a esta muerte.
La piedra se hizo lava de muerte.

Todo está muerto.
En esta cueva ni siquiera vive la muerte.


En “Tarde o temprano”, poemas 1958-2009, Fondo de Cultura Económica, 2009.

José Emilio Pacheco, Ciudad de México, 30 de junio de 1939.

jueves, 24 de marzo de 2011

Julián Axat, una voz en el colegio


Ana Inés Della Croce y Rodolfo Jorge Axat


UNA VOZ EN EL COLEGIO


Por Gustavo Veiga

El Colegio Nacional de La Plata es la casa de los Axat. Rodolfo era militante montonero. Los desaparecedores lo hicieron desaparecer, igual que a su compañera, Ana Inés della Croce. Jugó en La Plata Rugby Club hasta los 17 años. El número de la desgracia, el número que en esa institución de Gonnet, el último subcampeón de la URBA, significa lo mismo: diecisiete de sus jugadores desaparecieron como Rodolfo, todos comprometidos con la idea de cincelar un mundo mejor, más justo, más solidario. En la acogedora casa de estudios fundada en 1885, por cuyas aulas pasaron desde René Favaloro a John William Cooke, también se conjuga el verbo desaparecer. Pero el infinitivo, que en un país como la Argentina jamás es neutro, en el Colegio Nacional retumba como su anagrama: neutro - trueno. Como el estrépito de un trueno. Así suenan las palabras de Julián Axat, el hijo de Rodolfo y Ana, ante un auditorio de 600 alumnos de sexto año.

Julián es abogado, jugó en La Plata y egresó del “Nacio”, como le dicen con cariño sus caminantes que superan las cien promociones. Trabaja en el fuero penal de Menores. Trabaja es un decir incompleto: abraza la causa de pibes que no tienen dónde caerse parados, a no ser cuando caen por las balas policiales o son empujados a una muerte lenta en los internados. El doctor Axat también es poeta. Sus ojos inquietos delatan una obra desbordante de versos como “¿Qué hace un Hijo?/ filma su rostro o lo pinta/ se saca una foto y la pone junto a sus padres/ se queda con la insignificancia de un poema/” El, hace ya muchos de sus 34 años, eligió qué hacer. Lo que sostiene Basho, el poeta japonés que Julián cita en uno de sus libros (ylumynarya, del 2008): “No busques en tus antepasados/ busca lo mismo que ellos buscaron”.

Axat transmite una irrefrenable aspiración de justicia. Pero no es esa pacata sensación de justicia que causa fatiga en los tribunales, en los pleitos interminables, en la injusticia de la Justicia. Su verba encendida exhorta a los alumnos a sumergirse en la tarea ciclópea de construir un mundo mejor. Retumba ante un auditorio cautivado por sus palabras. Cierra una jornada de evocación por el golpe cívico-militar del 24 de marzo del ’76 (el año en que nació) de la manera más contundente y aleccionadora. Ya no importa la excusa del encuentro: la presentación del libro Deporte, desaparecidos y dictadura.

El Colegio Nacional, sus autoridades, los docentes, las Madres de la Plaza que todos abrazamos advierten la vitalidad de Julián. Pero sobre todo, advierten que las ideas de sus padres no están muertas. Que los desa-parecedores no pudieron hacerlas desaparecer. Que, como escribe en otro de sus versos: “Hay en mi sangre/tragedia que irrumpe/ no se negocia/entonada/que puebla/ En un cuerpo trozado/a veces/ se ciñe potencia” (Peso Formidable, 2003).

Por Gustavo Veiga. Página/12 de hoy, 24 de marzo de 1976.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Juan Gelman – Voces que humedecieron la sal del viento


POEMA


El árbol detrás
de la ventana pasa, la tarde
se lleva al mundo y pasa, serpea
la vez que fui, corriente arriba
de un río ancho
que pasa. Voces que humedecieron
la sal del viento, ahora en esta
constelación que pasa.
El manto de los pájaros
y el tiempo con su canción muda.

En “Mundar”, Ciudad de México 2004-2007, Seix Barral, 2007.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930.
Imagen: Tapa de Mundar.

Juan Gelman – El manantial de vos


CALLAR


Una ola de amor que
va de mi cuerpo al tuyo es
una humana canción.
No canta, vuela entre
tu boca y mi verano
bajo tu sol. El calendario no
tiene esta noche o fecha en su papel.
El manantial de vos
cae como vino en la copa
y el mundo calla sus desastres.
Gracias, mundo, por no ser más que mundo
y ninguna otra cosa.

A Mara


En “Mundar”, Ciudad de México 2004-2007, Seix Barral, 2007.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930.
Imagen: Tapa de Mundar.

Juan Gelman – Nada


¿QUÉ SE SABE?


Del poema, nada. Llega, tiembla
y raspa un fósforo apagado.
¿Se le ve algo? Nada. Tiende una
mano para aferrar
las olitas de tiempo que pasan
por la voz de un jilguero. ¿Qué
agarró? Nada. La
ave se fue a lo no sonado
en un cuarto que gira sin
recordación ni espérames.
Hay muchos nombres en la lluvia.
¿Qué sabe el poema? Nada.

En “Mundar”, Ciudad de México 2004-2007, Seix Barral, 2007.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930.
Imagen: Tapa de Mundar.

Juan Gelman – El delirio del deseo


AMPAROS


El aire, la roca, el péndulo, la
claridad de la noche
dan noticias del mundo que
nadie sabe leer. ¿Son ellas
para ellas, no más? Las sábanas
arrugadas del día
envuelven un fulgor cercado
por rostros que se acaban.
Su solo amparo es el
delirio del deseo.

En “Mundar”, Ciudad de México 2004-2007, Seix Barral, 2007.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930.
Imagen: Tapa de Mundar.

Juan Gelman – El puente de esas vidas


ACCIDENTES


En las migas de tu esplendor,
mamá, recibí el recital
de pogroms y de sangre
que dio rostro a mi rostro.
El puente de esas vidas es
lo respirado a cuestas.
Desde tus hombros miro
las arrugas de las estrellas célebres.
A un dedo de lo que fui me soy
en lo que habré de ser. Tanto mundo,
tanta abierta confianza en su cambiar
el accidente,
desastres que
dicen al lado adiós.

En “Mundar”, Ciudad de México 2004-2007, Seix Barral, 2007.
Juan Gelman, Buenos Aires, 1930.
Imagen: Tapa de Mundar.

domingo, 20 de marzo de 2011

Juan Octavio Prenz – Explicarte el mundo


CUADERNO DE BITÁGORA


Quiero explicarte el mundo
para calmar tus lágrimas

En alguna hora del día tú vuelas
y el ave se arrastra
y como peces nadan los hombres

En otra hora tú nadas como un pez
mientras las aves caminan
y los hombres vuelan

En otra hora del día los hombres se arrastran
revolotean los peces
y tú caminas.

¿Te lo repito?


En “Apuntes de historia”, Mirador, Laguna Redonda, Chile, 1986.

Juan Octavio Prenz (Ensenada/La Plata, 1932). Escritor, ensayista, poeta y traductor.
Foto: Octavio Prenz en City Bell, 17 de marzo de 2011. Archivo de la talita dorada
.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Juan Octavio Prenz en City Bell, Taller-Espacio La Poesía


BALADA DE LA VACA MADRINA


Mi padre trabajaba en el frigorífico Armour de Berisso / Allí, lo dije ya, dejó su juventud y sus huesos

Nunca hablé de su frustrado crimen

En las sobremesas nocturnas me contaba de la vaca madrina / Siempre al frente, oronda y feliz, conducía a las demás a la muerte / Una vez que el largo cortejo arribaba a destino la vaca madrina hacía un giro a la derecha y regresaba sana y salva / Las otras seccionadas con esmero terminaban después de un largo proceso en forma de salame o
sobre una parrilla o

Has visto alguna vez los ojos de una vaca? – me preguntaba mi padre

En tantos años de trabajo era imposible no terminar enamorado de las vacas (la madrina tenía un pelaje veteado suave y ojos también más grandes y más tiernos)

Cuando llegó el momento del sacrificio mi padre (por justicia o por piedad – quién lo sabe?) pidió ser el verdugo

Le dieron la cuchilla de mejor acero

Cuenta que le miró los ojos y que nunca supo si le hubiera dado o no la cuchillada definitiva porque así como así la vaca madrina bajó los parpados y

se derrumbó para siempre a sus pies


En “Cortar por lo sano”, Libros de Tierra Firme, 1987.
Juan Octavio Prenz (Ensenada, 1932). Escritor, ensayista, poeta y traductor
.

El jueves 17 de marzo de 2011 a las 19 hs. (se ruega puntualidad) se inaugura el Taller-Espacio La Poesía / Libros de la talita dorada, con la presencia del escritor argentino (nacido en Ensenada) Octavio Prenz que dialogará con el escritor esloveno Marko Kravos. Información: Taller-Espacio La Poesía.

martes, 15 de marzo de 2011

Juan Octavio Prenz y Marko Kravos en City Bell, Taller-Espacio La Poesía


GENEALOGÍA


Había una vez un hombre,
descalzo y menudito
jamás se habría convertido en mi padre
si yo no me hubiese entrometido.
Pero también mi padre,
naturalmente en tiempos pasados
había elegido a su abuelo entre sus antepasados.
A su tiempo también mi hijo, un hermoso día de mayo
- no sin un poco de pena y dolor,
arrancó del paraíso a aquel dichoso Marko
para endosarle el grado de padre.
Y ahora aquí estoy. Cuido mi huerto
y siento alivio por cada planta, por cada semilla.
Abuelo y nieto de mí mismo,
genitivo y descendencia al mismo tiempo.
Yo solo. Solo con mi barba.
Estirpe y morada. Viejo sombrero desechado
en la cabeza de un niño.

Traducido del Esloveno por Juan Octavio Prenz y Betina Lilián Prenz.

RODOVNIK

Nekoč živel je človek,
bos in suh,
nikoli ne bi postal moj oče
brez sinovih zaslug.
Pred tem si je tudi oče,
svoje dni, seveda,
odbral med predniki deda.
Potem je moj sin nekega maja,
ne čisto brez muk in bolečin,
zvlekel brezskrbnega Marka iz raja,
mu nataknil starševski čin.
Zdaj sem tu. Za vrt skrbim,
in se veselim, če kaj iz zemlje pogleda.
Sam sebi sem nono in vnuk,
rodilnik in pokolenje.
Sam. Sam s svojo brado.
Rod in dom. Star klobuk
poveznjen na otročjo glavo.



En Taller-Espacio La Poesía

Marko Kravos (1943), poeta, escritor, ensayista y traductor esloveno residente en Trieste.
Foto: Taller-Espacio La Poesía, City Bell
.

El jueves 17 de marzo de 2011 a las 19 hs. (se ruega puntualidad) se inaugura el Taller-Espacio La Poesía / Libros de la talita dorada, con la presencia del escritor argentino (nacido en Ensenada) Octavio Prenz que dialogará con el escritor esloveno Marko Kravos. Información: Taller-Espacio La Poesía.

domingo, 13 de marzo de 2011

Jorge Ariel Madrazo – El colibrí como un acto político


EL COLIBRÍ COMO UN ACTO POLÍTICO


Inmóvil, casi estático,
lo inspira
la insobornable
verticalidad
(postura
resignada
a veces
sólo
para libar)
Al penetrarlo, el aire
induce el vértigo de las alas
Su mínimo ser parece
proponer el cambio
en lo igual indiferente
Podría tildárselo de
reformista
pero
su total, poético prodigio
es la mejor invocación a
una
intransigente,
vibrátil y alada
revolución.


Poema inédito, especial para Aromito


Jorge Ariel Madrazo nació en Buenos Aires en 1931. Poeta, narrador y periodista.
Foto: Jmp, 03.2011

viernes, 11 de marzo de 2011

Julián Axat - Los canarios románticos


LOS CANARIOS ROMÁNTICOS


a Gustavo Cabarrou in memoriam




El pack se hunde contra el viento/ mientras

Luisito Munitis hace el line y los forwards saltan/ para contraer

la espalda del monstruo

La Plata va… susurran el samurai Ballut y/ Jorgito Moura rompe/

la entrada del batallón/ para que ingrese la tercera línea que/ se mantiene oblícua desde la sensibilidad genética de A. Vigo

fulgura la mirada de Quique Sierra/ un tackle que no llega a cortar el pase a Pablito Rivero

El partido es ya/ sueña Alfredito Reboredo, cuando

La Plata va... y los win forward Navajas y Mercader se abren del mall

Parece un empate clavado/ la noche se detiene sin derrota

y en el ultimo minuto/ Julito Alvarez se acerca al ingall/salta un cometa y ve a Fel Axat acechando

Fel recibe la ovalada... pero éste apenas la toca cuando/ el Chueco Sanchez Viamonte viene bordeando la línea

corre en zig-zag como un conejo/nadie ve esos pies/ veloz/ imparable, fuga hacia el infinito

en un tendal de rosas que llega desde la platea/deja fatigadas a las últimas estrellas ahora atrás/ mal paradas

y apoya la ovalada debajo de los palos.

Fel y el Chueco se abrazan, ríen victoriosos,

esperan a todos que llegan/ para abrazarse/ el tercer tiempo les abre las puertas del cielo

para tomarlo por asalto de try.


(Este poema fue escrito en homenaje a los 17 desaparecidos de La Plata Rugby, más alla de cada militancia, pensado como si Dante Alighieri hubiera presenciado este match en el Purgatorio, justo antes de que entren en la gloria).

Julián Axat nació en La Plata en 1976. Poeta.

jueves, 10 de marzo de 2011

David Viñas (Buenos Aires, 1927 – 2011)


David Viñas está investido de las altas virtudes de la crítica literaria, como analista del rito y como practicante de las artes de la retórica. Pero Viñas no critica meramente escritos o símbolos que se ofrecen al análisis sino que él mismo elabora un cuerpo de sabidurías que se confrontan con la lengua ritual argentina y la desafía, y con la configuración simbólica de los poderes y los reta a duelo. La estirpe de los duelistas, de los espadachines y de los grandes monologuistas, es la que le pertenece. El estilo y su desinencia, la estocada, es la forma moral viñesca. De esta esgrima surgen sus libros y los libros que él auspicia.

Por Horacio González
Publicado en suplemento Radar de Página/12.

David Viñas (Buenos Aires, 28 de julio de 1927 – 10 de marzo de 2011)
Imagen: Pablo Piovano

miércoles, 9 de marzo de 2011

Antonio Gamoneda – Está vivo en la belleza


UN ÁNGEL GÓTICO


Inmóvil, claramente
inhumano en la
pura catedral
vive un ángel.
Un ángel no tiene ojos.
Un ángel no tiene sangre.
Él no vive en la vida, él no vive
en la muerte, él está
vivo en la belleza.


En “Libro del frío”, 1992.

Antonio Gamoneda nació en Oviedo, España, el 30 de mayo de 1931.
Foto: AG s/r

Antonio Gamoneda – Mi manera de amarte es sencilla


AMOR


Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.


En “Libro del frío”, 1992.

Antonio Gamoneda nació en Oviedo, España, el 30 de mayo de 1931.
Foto: AG s/r

Antonio Gamoneda – Todos los días salgo de la cama


LIBERTAD EN LA CAMA


Todos los días salgo de la cama
y digo adiós a mi compañera.
Vena: cuando me pongo
los pantalones,
me quito
la
libertad.
Cuando llega la noche, otra vez
vuelvo a la cama y duermo.
A veces sueño que me llevan con las manos atadas,
pero entonces me despierto y siento la oscuridad,
y, con el mismo valor, el cuerpo de mi mujer y el mío.


En “Libro del frío”, 1992.

Antonio Gamoneda nació en Oviedo, España, el 30 de mayo de 1931.
Foto: AG s/r

Antonio Gamoneda – Esta pena arterial, esta memoria


DE LAS VIOLENTAS HUMEDADES...


De las violentas humedades, de
los lugares donde se entrecruzan
residuos de tormentas y sollozos,
viene
esta pena arterial, esta memoria
despedazada. Aún enloquecen
aquellas madres en mis venas. No
enmudece la alondra ensangrentada.




En “Las ínsulas extrañas”, antología de poesía en lengua española 1950-2000, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, Barcelona, 2002.
Antonio Gamoneda nació en Oviedo, España, el 30 de mayo de 1931.
Foto: AG s/r

sábado, 5 de marzo de 2011

Enrique Falcón – La disolución del pentotal en los días de trabajo


PROTECCIÓN DE TESTIGOS


«La conciencia de que esta ecuación era posible: dolor que finalmente deviene rabia. La conciencia de que esta ecuación era aplicable a todo o casi todo».
Roberto Bolaño: 2666



Poco deben importarle
la disolución del pentotal en los días de trabajo
y la lenta inhalación de estrellas por su espalda.
Le pagaron por callarse
la dirección de las palomas, el remite en las postales
certificadas de tan lejos, la piel de una mujer
que él no ha visto y no ha besado,
—el corazón de los inviernos—,
las sedes comunistas, su necesidad de ir ardiendo
por una extremidad de la cara.
Toca apenas con los dedos
nuestro inútil portal, y la luz de todos los aullidos
que pincelan la tarde, por encima
de muertos y estaciones,
a un paso sólo del domingo
vuelve a casa, toma de su llave
se maquilla una lágrima con cuchillas de afeitar.


AMONAL PARA UNA FOSA COMÚN


«…en 1996 subían por las urnas
los supervivientes de una dictadura…»



Uno se desnuda al paso
cuerpo añico adentro de las tardes tontas,
y se mira en las estatuas
compadece en sus masacres
todo cuanto hiciera sin salida.
Así uno se desnuda, se despoja de muertos
y ventila el cuarto
con un suave saludo de desaparecido.
Vamos a decir que no ocurriera
que no están vivos todavía
y ocupando despachos y brindando en sus fiestas
por todos los muertos felices.
Vamos a decir que ya han perdido,
que se les tira palomas en todos los zoológicos,
comenzando sus caras
a no ser demasiado,
a cubrirse de helechos y a vengarse las víctimas.
Uno se desnuda y enloquecen los trajes
al saber del aullido de los presos, las fosas,
—al
esqueleto amarillo
ya podéis odiarlo.


CUIDADO CON EL PERRO


Y con el amo.
Huele a padre de la novia, a
tejado a revisar trimestralmente
cuando faltan camas
en los depósitos para transeúntes de los urinarios,
cuando falta la estricnina en su corazón de buque.
Las uñas se escurren por los nombres entonces
tocando madera,
y al perro le bautizan Alicia,
otro hombre dispara.
Cuidado con el perro. No se admiten apuestas
para ver sobrevivir a los quiénes,
los cuálos,
los que han de morir
y etcétera.

En “Amonal y otros poemas”, 2005.

Enrique Falcón (Valencia, España, 1968). Poeta y militante social.
Foto: Enrique Falcón, s/r

Manuel Álvarez Ortega – El piano, los saxos y las trompetas huelen el gas de las lámparas


"WEST END BLUES" EN LA NOCHE



Concertado el trueno
y el relámpago,

¿cuál de estos rojos cometas,
lágrimas del litoral, sabría rehacer
la imagen de tu destierro?

¿Con qué materia
oída al fin la luna reveladora
de tu gracia, humo inmortal,
te sustentaría?

Y si tal fulgor consistiera
semejante traslación, aligerada
de súplicas la dársena que envuelve el alma,
¿acertaría a colocar tu vano corazón
en su sitio?

Hoy vuelves a mi casa: el piano,
los saxos y las trompetas huelen
el gas de las lámparas, el hollín de los años
escribe su verdad, oigo
tu cabeza apuntalada por los signos, el seno
abierto en medio de las fábulas
que conciertan las edades.

A punto de morir,
la noche en su oscuro hotel
se descalza, el mar es una libélula ciega
que quema los colores de sus alas,
conjuro el muelle, caz de tiza
el adarve.

Pero tú, Orfeo intemporal, tejes
las sedas para otro disfraz
más duradero, larva de un misterio mayor,
voz inhabitable.

Concédeme antes tu aliento,
dioscuro alucinante, haz
de esta hora una visitación que me deslumbre,
ceda el invierno su luto
imaginario, toque yo tu antigua dicha, cima
o nada.

Si no vale un viejo blues esta noche,
lejos del paraíso y sus lúcidas vírgenes,
grata me fuera la muerte.

De "Carpe Diem", 1969.

Manuel Álvarez Ortega (Córdoba, España, 1923). Poeta y traductor.
Foto: Manuel Álvarez Ortega, s/r

Diego Jesús Jiménez – Las mañanas nevadas congelan con su música el viento del invierno


POÉTICA



I. LAS GOTAS DE ROCÍO...

Las gotas de rocío
caían por los pétalos de la flor del acanto; con ellas resbalaba
la imagen de los cielos. Penetrar el palacio
cerrado de las cosas; contemplarnos a solas
en sus rotos espejos; seguir con la mirada el curso de los astros
en el fondo, infinito, de las aguas de un río.
Vivir el movimiento que habita las palabras,
conocer la apariencia, amar la soledad
de los frutos caídos y que, ahora,
con la luz de la tarde
desvelan el pasado en las ruinas del tiempo.

Las mañanas nevadas congelan con su música el viento del invierno.
Las gotas de rocío
la hierba del jardín. Oyes a tu memoria
las cosas, entregarte palabras encendidas
que la muerte construye. Nunca edificarás
un poema con ellas.
Sólo esperas, vencido,
a que la noche incendie los helados colores de la tarde
con sus llamas de sombra.


II. LA NIEBLA QUE CONTEMPLAS EN LOS OJOS DEL CORZO...

La niebla que contemplas en los ojos del corzo
que acaba de morir; la sangre de la ortiga
que habita los aromas que descienden del monte; la imagen de la alondra,
su trino, blanco y seco, reflejado en la nieve que enciende tu recuerdo;
la fragancia del prado dibujada sin límite.
Has de mezclarlo todo, de tal forma
que cuando el gallo de la amanecida cante
macere con su grito incendiado de luces
tal locura de amor.

Hallarás junto al valle de tu cansado reino
los más frondosos bosques: descabalga y penetra su castillo de sombras.
Junto al foso en que crece el clamor del enebro
se empaña la mirada que presienten tus ojos
y jamás han de ver.
Debes cortar los pétalos, no de la flor
sino de su reflejo, al rubor de la orquídea que habita los arroyos
y obtener la fragancia de la flor de la escarcha
que sueña en el silencio recóndito del bosque.
Has llegado al lugar
donde crecen las flores, mas la flor invisible que en la brisa germina
huirá con tu presencia.
Debes, con todo, construir un altar y encender su perfume; pues su luz es la única
que hará hervir las imágenes que componen el séquito
del filtro que te ofrezco.
Da a respirar sus brumas. Más no sufras si adviertes
que has perdido tu vida; que has cortado
del recinto de sombras que te habitan -sin obtener amor-
sus flores más hermosas. Piensa
que los sueños no ofrecen
mayor utilidad a su belleza efímera.


III. Y LE LLAMAS POEMA...

Y le llamas poema
al placer de la mente de obtener de las cosas
un lenguaje preciso que destruya,
con el fermento de sus signos, las leyes
que edifica la muerte.
Mas al dar forma a tu espíritu, le ofreces
una mayor zozobra a tu existencia.
Y le llamas poema
a cuanto, sin pasión, representa el deseo
sobre los límites de la incertidumbre.


IV. ENTORNAR LA MIRADA...

Entornar la mirada
hasta ver lo impensable, es crear.

A Luis García Jambrina



De "Itinerario para náufragos" 1997.

Diego Jesús Jiménez (Madrid, 1942-2009). Poeta y pintor.
Foto: Diego Jesús Jiménez, s/r

jueves, 3 de marzo de 2011

Javier Martínez – Lo que pasa es que hoy


DOÑA LAURA


Hola doña Laura
necesito un gran favor
sabe lo que pasa
lo que pasa es que hoy
ya no tengo
ya no tengo un peso más.

(puro rocanrol
viola alucinada)


Sabe doña Laura
necesito un gran favor
en la próxima semana
pagaré con gran dolor
dos meses
déjeme la habitación.

PAGARÉ CON GRAN DOLOR
Javier Martínez nació el 18 de marzo de 1946 en Buenos Aires.
En disco simple (sencillo): Cara A “Elena”; cara B “Doña Laura”, 1970.
Imagen: Manal en Blog Rebelde. El rock argentino en los ’70.
Manal es: Javier Martínez (batería y voz), Alejandro Medina (bajo y voz) y Claudio Gabis (guitarra, armónica, piano).