lunes, 30 de noviembre de 2015

Ana María Shua, Viejo recurso de la ficción



     MALOS CONSEJOS

     Por consejo del hechicero, talló una figura de madera con la forma exacta de su enemigo. La quemó en el campo, de noche, bajo la luna. Atraído por el resplandor de la hoguera, su enemigo lo descubrió y lo mató de un lanzazo.


     EL CUENTO DE LOS TRES DESEOS

     El primer  deseo se pierde en tonterías por culpa de la incredulidad. El segundo dispara el horror. El tercero anula los dos anteriores y se vuelve al estado original. Magia posible pero no comprobable, viejo recurso de la ficción.


     EN MATERIA DE GUSTOS

     Cuando un hombre no me gusta, lo mato y se lo dejo a los buitres y las hienas. Cuando me gusta, me lo como, dice la leona.


En: “Botánica del Caos”, Página 12, 2004.
Ana María Shua (Buenos Aires, 1951). Foto: AMS en FB.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Luis Alberto Spinetta, Iris mi amor


IRIS

Cuántas veces fantaseé
con tenerte en mi vida
cuántas noches yo soñé
que estábamos felices por fin

Tal vez en la distancia atroz
ya no pueda regresar
Te pido Iris ten piedad de mí

Iris Iris Iris
mi amor

Tantos días sin noción
esperando por un gesto
un llamado una ilusión
en la falsa oscuridad total
cenizas de lo que no vi
en lo que el mar me sepultó
Te pido Iris ten piedad de mí

Cuántas veces yo soñé
con tenerte aquí en mi vida
Cuántas veces fantaseé
que estábamos felices así

Tal vez en la distancia atroz
ya no pueda regresar
Te pido Iris ten piedad de mí

Iris Iris Iris
mi amor



En CD “Los amigo”, 2015.
Letra y Música: Luis Alberto Spinetta. Guitarra y Voz: Spinetta. Batería: Rodolfo García. Bajo: Daniel Ferrón. Arreglos de cuerdas: Claudio Cardone interpretadas por Kashmir Orquesta.
Luis Alberto Spinetta (Buenos Aires, 1950 – 2012).

viernes, 27 de noviembre de 2015

Charly García, Fantasy es un lugar


FANTASY

Siempre que salgo
tengo al lado un monitor
y no se quién está aquí.
Alguien me llama por el maldito amor
y no sé quién está aquí.

No conozco a nadie
y todos saben de mí
pero es así
porque siempre estoy en Fantasy.

Cuando estoy solo
ya no sé por quien vivir
porque nunca estás aquí.

Ya mis pies congelados
llegan hasta mí
porque nunca estás aquí.

No sabes de nada
y todos hablan de ti
pero es así
porque siempre estás en Fantasy.

Fantasy es un lugar
del que nadie puede regresar,
del que nadie puede regresar.

Fantasy es ilusión
porque nunca hay nadie alrededor,
porque nunca hay nadie alrededor.

No conozco a nadie
quisiera verte a ti
pero es así
porque siempre estás.

Fantasy es un lugar
del que nadie puede regresar,
del que nadie puede regresar.
Fantasy es ilusión
porque nunca hay nadie alrededor,
porque nunca hay nadie alrededor.


En elepé “Cómo conseguir chicas”, 1989.
Charly García (Buenos Aires, 23 de octubre de 1951).

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Leo Masliah, Soy un imbécil soy medio tarado soy nulo soy un retardado


ZANGUANGO

Soy un imbécil soy medio tarado
soy nulo soy un retardado
nunca pasé la edad de la bobera
en el mate yo tengo madera

yo no sé si se me nota
la cara de idiota
o el aire de nabo
aunque también soy un ganso
y si un día me canso
me convierto en pavo

Zanguango…

Soy un zapato un estúpido un bobo
no sé ni donde estoy parado
no me doy cuenta de nada
soy tonto y retonto
soy un abombado

tengo un helado aplastado en la frente
en la mente tengo detergente
soy medio sonso y tres cuartos boludo
soy necio soy un pelotudo

Zanguango…

Soy un vejiga soy un banana
soy un zapallo y un tarambana
soy un zanguango soy un imbécil de rango
soy medio choto soy un bobito soy lo mas Tito
soy un vejerto un buenas noches que nunca me despierto

soy un peligro soy un inútil
soy medio lelo soy como un castigo del cielo o un verdadero flagelo
soy un desastre soy un estorbo
soy mucho peor que un cero a la izquierda
soy una plaga soy un imbécil de mierda


Leo Masliah y Los Energúmenos, disco “Zanguango”, 1998.
Leo Masliah (Montevideo, 26 de julio de 1954).

lunes, 23 de noviembre de 2015

Charly García, Vamo a bailar

RAP DEL EXILIO

Tuve un amor en Paraguay,
una flor que se quemó mal.

No alcancé a decir que sí,
que ya se sacó el toque
y me lo dejó a mí.

Sí, me exilé en Madrid,
y me fui a New York
sólo porque seguí a Perón.

Tenía un sólido futuro artístico
y me comí el bajón.

Yo tenía tres libros,
y una foto del Che.
 
Ahora tengo mil años
y muy poco que hacer.

Vamo a bailar,
vamo a bailar,
vamo a bailar.


En elepé “Piano bar”, 1984.
Charly García (Buenos Aires, 23 de octubre de 1951).

domingo, 22 de noviembre de 2015

Litto Nebbia, Sólo en tus manos


ESTÁ EN TUS MANOS

Lo que la vida se olvidó de repartir,
está en tus manos.
Porque no es cierto
que la vida pase así, sin avisar.
Por eso el árbol se calló,
y nunca se quebró,
y la armonía de la tarde,
vislumbró su fe.

En la rutina del dolor, seguramente,
anda la vida.
Para que uno
pueda explicar lo que imagina.
Enajenado, sin saber,
casi embrujado, sin querer,
el alma se despliega por ahí.

Está en tus manos,
tan simple así.
Sólo en tus manos,
está el camino
para empezar a vivir.


L y M: Litto Nebbia (Rosario, 21 de julio de 1948).


viernes, 20 de noviembre de 2015

Mercedes Roffé, Salir bien



No se trata de ser
No se trata de ser como se es
Se trata
          de fotografiar bien
No hace falta haberse depilado
No hace falta haberse
                               arreglado las caries
No hace falta pesar
                          medir
                              tener
                                 más de
                                     menos de
Un juego de luz
La sombra
Buen papel
No vale tener los ojos de las sirenas
No vale
         hablar
                 hasta enloquecer a los marinos
No vale
haberse tirado la noche anterior por la ventana
          –donde no hay vidrios: desmayos interruptus
Se trata de salir bien
Como de un naufragio




En: “Cámara baja”, Ediciones Último Reino, 1987.
Mercedes Roffé (Buenos Aires, 23 de junio de 1954). Foto: MR en FB.

martes, 17 de noviembre de 2015

Mónica Tracey, Campos de sol y raíces apagadas


OTRA VIDA

Sólo queda la palabra
para decir cuello cintura

una edad de viento afilado
y colmillo
figuras de hielo
de metal

un sitio exacto y olvidado
madera
en ráfagas de fuego hacia el silencio
cenizas
en campos de sol y raíces apagadas


NOMBRO

No es por volver
que he cambiado las palabras.

Si digo luz
que veas la paleta de un pintor desesperado.

Si digo hombre
recorre un incierto camino
                             de palabra a silencio.

Si digo dios
confúndete con tu propia muerte
                            y devora tu eternidad.

Si digo amor
que tu cuerpo celebre.

Para saber quién soy
cambié el valor de las palabras.


EL SITIO MÁS ALTO DE LA TRISTEZA

La música es un pájaro
que nace en la curva de tu espalda
y sus alas
como abrazo del viento
como amanecer
como extensión hierática
como calcinación.

No es melodía tu ascensión desesperada
subir    subir
hasta el grito que se quiebra bajo tus párpados
y ninguna luz

sólo estallido
sólo el sitio más alto de la tristeza
sólo tu cuerpo doblado.



En: “A pesar de los dioses”, Ediciones Último Reino, 1981.
Mónica Tracey (Junín, provincia de Buenos Aires, 18 de mayo de 1953).
Foto: MT en FB.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Arna Bontemps, Algunas de ellas son terribles, otras son sólo solitarias


EL GÓLGOTA ES UNA MONTAÑA…

El Gólgota es una montaña, una loma purpúrea
Que apenas se ve
Una noche allí colgaron a dos ladrones
Y a otro hombre.
Algunas mujeres lloraron amargamente esa noche,
Sus lágrimas aún caen. Han hecho un río;
Una vez me cubrió a mí.
Después la gente se alejó y el Gólgota
Quedó desierto.
¡Oh, he visto muchas montañas!...
Montañas de pálido púrpura borradas en las tardes de niebla
Y manchando los bordes del cielo.
He ascendido al viejo Shasta y helado mis manos en su nieve
De verano.
He descansado a la sombra del Popocatepetl y me murmuró
De audaces empresas.
Miré hacia los Pyrenées y sentí el deleite de tibias y
Exóticas noches.
Dormí a los pies del Fujiyama y soñé con leyendas y muerte.
Y he visto otras montañas elevarse desde los pantanos, igual
Que los pechos erguidos de una esbelta doncella.
¡Quién conoce el misterio de las montañas!
Algunas de ellas son terribles, otras son sólo solitarias.




En: “Dos siglos de poesía norteamericana”, Ediciones Antonio Zamora, 1969. Selección y traducción: Alfredo Casey (Chascomús, provincia de Buenos Aires, 1917 – 2008).
Arna Bontemps (Arnaud Wendell Bontemps, EEUU, 1902 – 1973). Foto: AB por Carl Van Vetchen, 1938.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Langston Hughes, Los puentes del ferrocarril


NOSTALGIA DEL HOGAR

Los puentes del ferrocarril
Dan un triste canto en el aire.
Los puentes del ferrocarril
Dan un triste canto en el aire.
Siempre que el tren pasa
Deseo ir a alguna parte.

Fui hasta la estación;
El corazón en la boca.
Fui hasta la estación;
El corazón en la boca.
A buscar un vagón
Que me llevara al Sud.

Tener nostalgia de hogar,
Es una cosa terrible.
Nostalgia de hogar
Es terrible padecer.
Para evitar el llanto
Abro mi boca y río.


NOTA SUICIDA

El apacible
Rostro fresco del río
Me pidió le diera un beso



En: “Dos siglos de poesía norteamericana”, Ediciones Antonio Zamora, 1969. Selección y traducción: Alfredo Casey (Chascomús, provincia de Buenos Aires, 1917 – 2008).
Langston Hughes (EEUU, 1902 – 1967). Foto: LH por Carl Van Vetchen, 1936.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Lewis Alexander, El brillo de los ojos de una mujer negra


MUJER NEGRA

El cielo se mantiene oscuro esta noche
Como el cabello de una mujer negra.
Los trazos de la luna son oblicuos
Como las arrugas de la frente de una mujer negra.

Las estrellas centellean esta noche
Como el brillo de los ojos de una mujer negra,
Que bebe sus lágrimas derramadas por una herida
Que corroe su corazón.

La tierra se estremece esta noche
Como el temblor de las pestañas de una mujer negra
Que retiene sus lágrimas.


En: “Dos siglos de poesía norteamericana”, Ediciones Antonio Zamora, 1969. Selección y traducción: Alfredo Casey (Chascomús, provincia de Buenos Aires, 1917 – 2008).
Lewis Alexander (Washington DC, EEUU, 1900 - 1945). Foto: LA. 

martes, 10 de noviembre de 2015

Baldomero Fernández Moreno, Por estos días



CREPÚSCULO ARGENTINO

Crepúsculo argentino sin campanas...
¡Qué ganas, sin embargo, de rezar,
de juntar nuestras voces humanas
al místico mugido y al balar!

A estas horas marea la pampa como un mar.


CREPÚSCULO

El cielo azul
con una nube blanca.

El cielo azul
con una nube rosa.

El cielo azul
con una nube de oro.

Y un pajarito negro.



En: “Las cien mejores poesías de Fernández Moreno”, selección y prólogo de César Fernández Moreno, EUDEBA, 1961.
Baldomero Fernández Moreno (San Telmo, 1886 – 1950).

domingo, 8 de noviembre de 2015

Ezequiel Martínez Estrada, El que está más solo


EL OMBÚ

La soledad te ha hecho
luchador por el tronco,
por las ramas artista,
por la raíz filósofo.
El árbol más potente
es el que está más solo.


BUENOS AIRES

8
El monumento, el firme monumento
de Colón ante el río, mirando a la distancia,
lleno de itálica arrogancia,
como quien suelta su locura al viento.
Hermoso está, derecho
y palpitante en su escultura,
este tenor que empuña su larga partitura
y se prepara para el do de pecho.

9
Con su sable y su catalejo
como arma contundente,
el Almirante arruga el entrecejo
buscando al escultor y al intendente.



De: “Argentina”, 1927. En: “Poesía de Ezequiel Martínez Estrada”, EUDEBA, 1965. Selección de Juan José Hernández.
Ezequiel Martínez Estrada (San José de la Esquina, Provincia de Santa Fe, 1895 – Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, 1964).
Foto: Jmp. Ombú de mi infancia, Plaza San Martín, City Bell.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Enrique Wernicke, Saber lo que uno es y no demostrarlo nunca


LA DIGNIDAD

     Se hablaba en un boliche, entre copas y cigarrillos.
     —Para mí, la dignidad —dijo uno— es vivir fresco y sin deudas.
     Y apuntó con su nariz a un hombre entrado ya en años.
     —Para mí, la dignidad —dijo un segundo— es vivir sin ser cornudo.
     Y se quedó mirando el humo que llenaba el ambiente.
     —Para mí, la dignidad —dijo un tercero— es saber lo que uno es y no demostrarlo nunca.
     Se levantó para orinar.
     Y fue como si Salomón, después de haber sentenciado buscara refugio en la Biblia.


En: revista “Puro cuento”, número 7, noviembre – diciembre de 1987.  

Enrique Wernicke (Buenos Aires, 1915 – 1968). Foto: Enrique Wernicke en blog de María Wernicke. 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Enrique Wernicke, Con destinatario


EL PEDO

     Era un obrero de la construcción, con veinte años de trabajo honrado. Era un hombre digno, viril, severo. Cuidaba las formas, el gesto, la palabra y tenía ese pudor criollo que niega celosamente las intimidades.
     Un día en plena jornada, se agachó a levantar cinco ladrillos y se le escapó un pedo.
     Soltó los ladrillos y se irguió avergonzado. Miró en torno, observando a sus compañeros, y comprendió que nadie había advertido el accidente. Pensó en ese momento que, al fin y al cabo, aquello era cosa humana, y que también el mofletudo propietario para quien estaba edificando esa casa podía vivir un trance parecido. Tuvo como un relámpago de rencor y de ironía.
     Sonrió tranquilizado.
     Se agachó lentamente, retomó los ladrillos y soltó otro pedo.
     Y esta vez, con destinatario.


En: “Lo corrieron de atrás”, Editorial Minerva, Buenos Aires, 1974.
Enrique Wernicke (Buenos Aires, 1915 – 1968). Foto: Enrique Wernicke en blog de María Wernicke. 

lunes, 2 de noviembre de 2015

Miguel Gaya, Encontrar oro


Lo efímero
LA FORTIUNA
(Fragmento)

Tal vez no ha sido la fortuna quien nos ha recorrido
en estos días cortos en la tierra
pero nosotros necesitamos de cara a esa risa
encontrar oro.


LA JUVENTUD

Como un globo de cumpleaños
que dice Feliz Cumpleaños
y cabecea
exangüe
en una calle adoquinada
después que
todo ocurrió
y sucede
que dura más
de lo que dura
para lo que fue creado

su persistencia es
casi un escándalo
que se debe ocultar
porque
incomoda a todos
los que
a él se aferraron

y ahora con
tozudez
lastimosa
arrastra su deseo
de perdurar
un poco más

él
que fue felicidad
es menos
que nada.


LA MEMORIA

Es olvido. Es polvo.
Es un hálito de humo
que apenas vela
lo que habrá de venir.
Pero no lo cubre
ni lo impide
ni lo impregna.
Se resigna
a caer
como una lluvia tenaz
acaso fría.
Que todo lo moja
y lo estropea.
Todo se desploma en ella.
Hasta la luz
de lo que fue.

Entramos
en su intemperie
sólo para comprobar
que no hay modo
de ser
más que ser aquello que
se pierde en ella.
En su muelle manera
de esfumarse.


EL HOMBRE

Reducido a cenizas
el hombre pesa.
Arrojado a las aguas
el hombre encuentra su lugar.
Esparcido a los vientos
triturado por
la gramilla y las raíces
del campo
el hombre
alcanza su estatura.
El hombre podrá ser
una sombra.
Su voz perderse
entre las multitudes.
Ser apenas presente.
Podrá no haber más que ese destello
en toda oscuridad.
Pero brilla.


EL POEMA

Este poema se escribe para que lo leas
a vos está dedicado
a vos te habla
y por eso se despliega aquí
como un agua
al encuentro de una sed
que ella adivina.
Ésta es mi voz
tiene las inflexiones
que conoces
las palabras que yo elijo a menudo
para decírtelas.
Nada nuevo ni distinto.
Pero que hace
nacer esto que acá murmura como algo
que no sabe su destino
y que aún así confía.
Busca encontrarte
busca llegar a un lugar tuyo
para allí perderse
y hablar con verdadera voz
como esa agua que sacia.
Éste es el poema
que va
a tu encuentro
hablándote.
Al cabo somos esto
que pervive
de nosotros.


Poemas inestables
VI
LO NUESTRO
3.

Lo disperso que nuestra desidia olvida
persiste y entibia
el hogar que habitas.
Una mañana es apenas un instante
pero se abisma hacia los días y las noches
en que tu porfiada energía los guió
hacia este presente de amoroso silencio.
Dejo sobre la mesa todo lo que tengo
y tal vez se pierda un momento después
y nadie sepa lo que ha sucedido.
Somos olvido y disolución.
Pero nuestros cuerpos portan
la confianza de quienes fueron juntos
y eso alcanza
en la luz de un desayuno tardío.


Los poemas fueron seleccionados por Néstor Mux. Hace unas horas, en casa, compartimos vino y calor junto a la parrilla. Néstor me dejó el libro de Gaya, en el índice estaban marcados con tinta negra aquellos poemas, que por el motivo que sea, le habían atraído más. Simplemente tuve que tipearlos. Mux contó lo cordial y amistoso que Gaya estuvo en una lectura que hizo en Berisso, en un ciclo organizado por Griselda Eustratenko. Aquí me planto.
En: “Lo efímero y otros poemas inestables”, Ediciones En Danza, 2009.
Miguel Gaya (Ayacucho, Provincia de Buenos Aires, 1953). Foto: MG en FB.