domingo, 27 de abril de 2014

John Berger, como una trucha canta el gallo



PUESTA DE SOL

Como una trucha
nuestra montaña retoza
al sol poniente

al secarse la luz
la trucha muere
con la boca abierta

la noche
con sus alas de abeto
entrega la montaña

a los muertos


PATATAS

Canta el gallo
la tierra negra pluma esparcida
araña de piedra
y pone huevos

No las levantéis demasiado pronto
alumbran
a través de su piel luna
a los muertos

Durante las nieves
amontonadas en las bodegas
gravemente prestan
cuerpo a la sopa

Cuando faltan
no tiene carne el arado
y los hombres mueren de hambre como el gran oso
en la noche invernal


John Berger (Londres, 1926).
En “Puerca tierra”, Alfaguara, Madrid, 2006. Trad. Pilar Vázquez.

Gracias Jonio González.

miércoles, 23 de abril de 2014

Gustavo Santaolalla, no existe fuerza en el mundo


NO EXISTE FUERZA EN EL MUNDO

No existe fuerza en el mundo
que pueda parar la voz.
No hay vitamina que alcance
cuando del alma es la tos.

Cuando sabemos lo que tenemos
y transparente todo lo vemos.

No existe bota o zapato
que pueda pisarnos hoy.
Ni rascacielos que rasquen
cuando pica el corazón

Cuando paramos de darnos cuerda
como si nada se abren las puertas.

No existe ciudad en el globo
que pueda atraparme hoy,
que pueda atraparme hoy.

No hay suficientes misiles
para bajarme la voz.
Ni reacciones en cadena
sino juego de eslabón.

Cuando los locos se están matando
entre las balas me voy silbando.

No existe sable en el mundo
que pueda partirme en dos,
que pueda partirme en dos.


Letra y música: Gustavo Santaolalla .
Imágen. Revista VLOV.

Gustavo Santaolalla (El Palomar, 1951).

jueves, 17 de abril de 2014

Luis Alberto Spinetta y el jaguar herido


JAGUAR HERIDO

El cazador
está muerto entre mis garras.
Pero al luchar,
sus balas me quemaron.

Ese hombre es un silencio.
Esto continúa en mí.

Yo quise igual
a las bestias y al sol.
Perseguir y matar
fue mi vida.

Y esta herida,
es como un ceibo.
Me quedaré tendido aquí.

Hoy este sol me condena
entre las brasas
del verde de la selva.
¿Acaso el dolor es un limbo?
¡No! Jamás podré regresar.


Oigo gemir
al jaguar herido.
Y todos dirán
que fue una piedra.

Cuánta piedad,
qué distante está el sol.
Y todos dirán
que es una sombra.

Ay, ay, ay, jaguar herido,
por tu piel vendrán
las alimañas.

¡Cuánto dulzor!
¡Que mortal es la fe!
¡No me hagan creer
que es un enigma!
Un enigma... (Tal vez).

Uh, pobre jaguar, oh, pobre jaguar…


Luis Alberto Spinetta.
Grabado 8 y 9 de diciembre de 1979, estadio Obras Sanitarias.

LP Almendra 2, 1980. Imagen: contratapa elepé.